Las calles de Orán son un desastre y las lluvias no hacen más que agravar el problema.
"Es muy lamentable el estado de abandono en que se encuentran las distintas arterias de la ciudad", dijo ayer Osvaldo, un vecino entrado en años que andaba con su coche por el centro.
Es que los baches y directamente pozos, de diversas dimensiones repartidos en todas las calles, son motivo de continuos lamentos, cuando no de gruesos epítetos de reprobación contra las autoridades por la falta de mantenimiento.
La notoria falta de cuidado se evidencia desde hace muchos meses atrás y ahora, con la temporada de lluvias, se acrecienta.
Las precipitaciones ya dejaron al descubierto el pésimo bacheo que se había realizando en algunos sectores, ya que el agua de las lluvias lavó esos parches, una suerte de trabajo realizado a desgano y al parecer sin el debido asesoramiento técnico al personal que lleva a cabo esas tareas.
Lógicamente, los vecinos que más quejas tienen son los propietarios de vehículos, los remiseros y taxistas; que se ven obligados a "sortear obstáculos" para evitar algunos baches en todas las calles.
Es justo reconocer, además, que en más de una ocasión este malabarismo obligado en la conducción fue la causa de algún accidente.
En forma muy burlona, los vecinos de los barrios céntricos dicen que el Dakar se quedó en Orán, por las maniobras que deben efectuar los conductores para tratar de evitar caer en alguna trampa inesperada.
Los responsables de la ciudad, mientras tanto, no dan muestra de preocupación por este estado de cosas.
Curioso resulta que la calle por donde se desplaza el corso fue debidamente acondicionada con arreglos que antes no se realizaban.
Otro problema de la temporada estival es que el agua de las lluvias se junta en los badenes de las esquinas y se convierten en trampas mortales para los trenes delanteros de vehículos de todo porte.
Si son chicos quedan varados a la espera de ayuda técnica, si son grandes salen rugiendo los motores y seguro con algún elástico roto u algún amortiguador para recambio.
Las imágenes captadas por El Tribuno son elocuentes del estado deplorable de las calles.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Omar Narvaez
Omar Narvaez · Hace 10 meses

Es lamentable. El Intendente Lara se olvidó de todas las promesas de campaña como suele suceder. La plaza principal es un desastre. Gracias a Dios empezó a crecer el césped por las lluvias del verano. Las calles estan destruídas. El bacheo que hacen dura unas semanas, con o sin lluvias. Eso sí. La calle del corso si la arreglaron.


Se está leyendo ahora