La primavera todo lo renueva, así que este es el momento perfecto para cortar ramas, bajar la altura de los arbustos, de los árboles y así promover los nuevos crecimientos en plantas que necesiten fortalecer su estructura. Podá y dale forma a tus plantas sin miedo, esta es la época para hacerlo.
Luego del invierno muchos terrenos quedan resecos, compactados y no muy bien fertilizados. Aprovechá y enmendá la tierra agregando tierra nueva y fértil en las primeras capas. También podés airear el terreno punzándolo con una herramienta tipo tridente para que entre el oxígeno a las raíces de tus plantas.
Es buen momento para fertilizar de forma orgánica. Una de las mejores formas de enmendar el terreno es agregándole componente orgánico. Esto no solo ayuda a fertilizar, sino también a airear el terreno y a promover una actividad biológica saludable en el mismo.
Así como se recomienda no podar demasiado el césped durante el verano (para evitar que se reseque), en primavera se recomienda todo lo contrario. Esta es la mejor época para cortarlo agresivamente. Ya que debido a las condiciones del clima se recuperará fácilmente. También aprovechá y cubrí áreas secas con semillas o césped nuevo.
Justo antes de que comience de lleno la primavera, lo primero que comienza a brotar son las malas hierbas. Aprovecha ahora que están aún pequeñas y que no tienen semilla para eliminarlas. Una vez que crezcan y abran sus vainas repletas de engendros, se te hará más difícil controlarlas. Es momento además de podar las raíces y cambiar de macetas aquellas plantas que necesitan una nueva casa. Provéeles un recipiente más grande, tierra nueva y fértil. En pocas semanas notarás una gran mejoría en su aspecto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora