"El domingo a la mañana fui a ver al tío, que vive con mi hijo y mi nuera, para pedirle la pava y él estaba todavía durmiendo con los chicos. Yo lavé ropa hasta la una de la tarde luego me cambié y me fui a Las Costas. De allá volví como a las 7 de la tarde. Y cuando llegué pregunté en casa si ya había llegado mi hijo. Me contestaron que no. Me fui para atrás de la casa, donde tiene la suya mi hijo, y no había nadie, ni los chicos ni el tío. Estaba tomando el té cuando llegó él con la bebé en brazos y me preguntó por los dos chicos. Me fui a buscarlos y no había nadie.
-¿Dónde están?, le pregunté.
- No sé, yo los dejé ahí, me respondió.
- Si ellos no salen a ningún lado, le dije.
Voy al fondo y los llamo. Voy a la otra calle y los seguí llamando. Nada. Vine, agarré la moto y me fui a la comisaría. En la comisaría ya estaba mi nietito. Una señora del asentamiento Santa Mónica lo había encontrado saliendo del río y lo llevó a la Policía. Le digo:
- Hijito ¿y tu hermana?
- Está en el río, me contestó. Ahí nomás fuimos con el patrullero y los policías a buscarla. Gritábamos y caminábamos; cuando estábamos a una cuadra más o menos, ya la encontraron a la chiquita los policías. Ya estaba violada...".
El relato de la abuela de una pequeña niña abre una profunda herida en los oídos que la escuchan. La historia, la desgracia que vivió la niña, tiene de trasfondo una historia de inseguridad, drogas y desatención. La nena tiene 5 años y el hermanito tiene 3. Ellos y una tercera hermanita viven con su papá, su mamá y el tío (hermano de la madre), a cuyo cuidado habían quedado los chicos el domingo del Día del Padre.
El abuso sexual golpeó hondo en la familia y sacudió la sensibilidad de todo el barrio.
Un raid para atenderla
Después de que la nena fuera encontrada, la Policía y la abuela la llevaron al centro de salud del barrio. Allí "no la atendieron porque no había médico; nos fuimos entonces al hospital Papa Francisco pero tampoco la quisieron atender porque no había médico legal", contó anoche la señora.
El patrullero regresó a la comisaría, "pero mi nietita estaba con dolor y se desangraba". A los pocos minutos llegaron los padres de los hermanitos.
"Ellos hicieron un quilombo hasta que mi hijo logró sacar a la chiquita, se subió a un taxi y la llevó al hospital Materno Infantil, donde sí la atendió un médico y quedó internada", recordó la abuela.
Desde esa noche y hasta el lunes la menor estuvo con calmantes por los dolores y con tratamiento para cortar el sangrado y el desgarro que sufrió. Ayer estaba con más ánimo.
"El Jefe" y la droga
¿Quién llevó al río a los hermanitos? ¿Quién abusó de la pequeña? Aún no se sabe. Después de que fueron encontrados, la abuela denunció al tío, quien debía cuidar a los tres niños ese domingo. El hombre, de 36 años, fue detenido unas horas por la Policía; luego quedó en libertad y, según la señora, hoy no saben dónde está. Él y su hermana -madre de los nenes- son de Buenos Aires y llegaron a Salta en marzo, cuando la joven familia regresó a la tierra del papá de los niños.
"Yo le pregunté a mi nietita quién le había hecho eso, quién los había llevado al río, y ella me contestó: "Fue el Jefe''; su hermanito también me dice lo mismo", dijo la mujer a El Tribuno. "Pero yo no tengo ni idea quién es el Jefe", afirmó.
La abuela "Tengo rabia porque esto no se esclarece. No hay pruebas, dice la Policía, y nadie habla" "Cuando iba bajando al río, juro por Dios que pensé que no íbamos a hallar a mi nieta"
"Anoche (por el lunes) le volví a preguntar en el hospital y me repitió que fue el Jefe. El Jefe me agarró de acá, decía, y se ponía la manito en el cuello, además la nena tiene arañada la cara", agregó la mujer.
Apenas preguntamos en el barrio por la casa, los vecinos responden: "¿Es por el caso de la nenita?". Y lo que sigue hace referencia al consumo de droga. De hecho, una de las primeras versiones apuntaba a que la niña habría sido "entregada" por una deuda por drogas.
"Yo nunca vi nada raro", afirmó la abuela. Pocos minutos después reconoció: "Ellos (por la pareja y el tío) consumen; hubo veces que estaban duros y yo entraba y me traía a los chicos a la casa. Ella le daba el pecho a la bebé, pero eso era malo porque la nena dormía todo el día, entonces le decíamos que no le diera. Ahora yo le dije a mi hijo: tenés que largar todo eso, mirá lo que pasó por esa porquería. Él me dijo: sí mamá, sí mamá. Esperemos..." .

"Hay un violador suelto en el barrio "

"Queremos que se aclare, por la nena y por todos los niños", dicen vecinos. Anoche, las calles del barrio Justicia estaban sumidas en un extraño silencio. El frío y el final del día las dejaron semidesiertas. Aseguran los vecinos que después de lo sucedido con la nena de 5 años, el domingo pasado, nadie quiere que sus hijos estén afuera de las casas.
Todos hablan de lo sucedido. "Es una desgracia lo que ha sucedido", "la inseguridad llegó al barrio", "tiene que haber justicia", son las frases que más se escuchan entre la gente.
"Queremos que se aclare porque el barrio no está tranquilo. Los chicos no están saliendo a jugar porque ahora sentimos como que hay un violador suelto en el barrio", afirmó una de las vecinas de la familia de la niña agredida.
Según la mujer, "nunca antes habíamos tenido un hecho como este; el barrio era tranquilo y sentíamos que los chicos estaban seguros, pero esto cambia todo".
La dueña de una despensa, ubicada sobre una de las calles principales de Justicia, sostuvo que la seguridad del barrio está alterada por las drogas. Y eso, enfocó, "se nota mucho; hay chiquitos que andan solos".
Sus palabras fueron asentidas por otro comerciante que está en la misma cuadra.
"Nosotros abrimos muy temprano en la mañana, cerca de las 7, y a veces vemos a algún chiquito o nenita caminando solos. El otro día tuve durante una mañana entera a un nenito que se había perdido. Yo no lo conocía ni conocía a sus padres, así que lo senté aquí para ver si llegaba algún familiar o si algún vecino lo reconocía. Después de un rato apareció un chico y se lo llevó, porque ellos viven a unas cinco cuadras de aquí", indicó la mujer.

Hoy declararían los dos menores

En el caso de la nena abusada interviene la Fiscalía Penal 2 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, a cargo de Luján Sodero Calvet. Ayer trascendió que la menor y su hermanito de 3 años podrían declarar hoy en cámara Gesell. Hasta anoche la niña seguía internada en el hospital Materno Infantil, mientras el nene está con sus padres, en la casa del barrio Justicia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


juan carlos lopez
juan carlos lopez · Hace 5 meses

Cuando lo detengan a este hdrp tienen que mandarlo a la carcel, que quede en manos de los reos, ellos le romperan bien en el tuje, seguramente le terminara gustando

daniel cruz
daniel cruz · Hace 5 meses

Lo único que pienso en estos casos es en la venganza.

Ilda Isabel Torrego
Ilda Isabel Torrego · Hace 5 meses

Los padres saben quien es el jefe, sino como lo van a conocer los niños y seguirlo, debe haber deudas de drogas y ese es el castigo por falta de pago.-

Luz ser
Luz ser · Hace 5 meses

Los niños son las víctima mas indefensas de la sociedad que tenemos... Que se puede esperar de niños con circulo de adictos? Pobres angelitos

federico ramon corbalan
federico ramon corbalan · Hace 5 meses

que se invesigue a travez de vecinos ellos podran dar con el paradero de este hijo de mil p.... los padres tambien tendrian que saber algo ...gracias a Dios no los mataron y la policia con lo que dice la nena puede allar al culpàble... y a esa lacra deberíamos cortarlo en pedacitos.


Se está leyendo ahora