-Dilma: Lula, escuchame.
-Lula: Decime, querida. Ajá...
-Dilma: Mirá, estoy mandando a "Bessias" (Jorge Messias, subjefe de asuntos jurídicos de Presidencia) con el papel para que lo tengamos, usalo sólo en caso de necesidad, que es el acta de nombramiento, ¿está bien?
-Lula: Ajá. Está bien, está bien.
-Dilma: Eso, nada más, vos esperalo ahí que está yendo.
-Lula: Está bien, estoy acá, me quedo esperándolo.
-Dilma: ¿Está bien?
-Lula: Está bien.
El diálogo es corto pero contundente. Muestra cómo se sucedieron los hechos. El audio entre la presidenta de Brasil Dilma Rousseff y su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva , fue publicado por el juez Moro, que buscó con esta acción dejar al descubierto la intención de proteger con los fueros de ministro al ex presidente.
La reacción de la mandataria no se hizo esperar. "Pese al tenor republicano de la conversación, (la Presidencia) repudia con vehemencia su divulgación, que afrenta derechos y garantías de la Presidencia de la República", señaló un comunicado.
El Gobierno tomará "todas las medidas judiciales y administrativas" que correspondan, para garantizar la "reparación de la flagrante violación de la ley y la Constitución de la República, cometida por el juez autor de la divulgación" del audio, añadió el texto.
La mandataria aludía así al juez federal Sérgio Moro, quien coordina los procesos vinculados al caso de corrupción en Petrobras, quien autorizó la divulgación del audio.
El papel del que hablan en el audio es el documento que oficializa la designación de una persona para un cargo público. Con eso en su haber, Lula estaría ya protegido por los fueros propios de un ministro de Estado, por lo cual su arresto solo puede ser autorizado por el Supremo Tribunal Federal, que es la más alta corte del país.
El ex presidente está denunciado penalmente por la Fiscalía del Estado de San Pablo por los delitos de falsedad ideológica y lavado de dinero, vinculados a un inmueble que habría recibido como pago por "favores" hechos a una constructora vinculada a los fraudes en Petrobras.
Los fiscales de San Pablo solicitaron además la prisión preventiva de Lula.
Ambas acciones, la denuncia y el pedido de prisión, fueron derivadas al ámbito de la Justicia Federal, puntualmente a las manos de Moro, quien ha sido implacable con los implicados en los desmanes en Petrobras. Además, Moro fue quien autorizó que el pasado viernes 4 Lula fuera conducido de manera coercitiva a declarar ante la Policía Federal, que lo interrogó por su presunta participación en la trama de corrupción que operó en petrolera estatal.
Por su parte, el abogado de Lula, Cristiano Zanin Martins, dijo que el magistrado estimuló una "convulsión social" al divulgar el audio, y lo acusó de cometer una "gran arbitrariedad".
"Una interceptación (de comunicación) involucrando a la presidenta de la República es un hecho muy grave. Entendemos que este acto está estimulando una convulsión social. Ese no es el papel del Poder Judicial", expresó Zanin, citado por el portal de noticias "UOL".
Tras la divulgación del audio, miles de personas salieron a las calles en Brasil en protestas espontáneas contra Rousseff y por la designación de Lula.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Miguel Andrilo
Miguel Andrilo · Hace 8 meses

MMMM...Carne podrida....quien tendrá los medios y poder para las escuchas telefónicas ilegales a un presidente...(igual que Macri y Kirchner) me huele a truco yanqui… se acuerdan cuando Brasil denuncia escuchas a los presidentes socialista de Latinoamérica por parte de la CIA… este movimiento es para acabar con líderes Socialistas…Ahora cago el pueblo a merced delas empresas.


Se está leyendo ahora