El gran condicionante estructural que el Ministerio de Educación tiene por estos momentos pasa por los edificios de las escuelas del centro. Lo evidente no siempre se ve y por eso El Tribuno salió a recorrer las escuelas del centro de Salta para dialogar con los actores sobre la preparación y entrenamiento ante el caso de una catástro fe.
Se trata de cuatro escuelas centenarias. La Gemes, la Urquiza, la Zorrilla y la Sarmiento. Grandes matrículas, graves condicionantes y muchas ideas buenas para socializar.
Algunos edificios tienen más de 120 años, construidos sin ninguna norma antisísmica, casi con la promulgación de la ley de educación pública, del tiempo de la primera presidencia de Roca.
La escuela Benjamín Zorrilla tiene una parte del edificio que el año que viene cumplirá 120 años. Se trata de una sala antigua que primero fue un convento, luego Colegio Nacional y finalmente la Zorrilla.
A esa parte, que da sobre la 20 de Febrero, la clausuraron definitivamente para los niños, aunque funciona la dirección, sala de docentes, administración, la biblioteca y el BSPA.
Con muy buen criterio los niños solo se desenvuelven en la parte nueva, que se construyó durante el presente siglo.
Los vicedirectores de la institución, Julio Cruz y Silvia Vargas, demostraron que tienen un plan de evacuación en la Zorrilla. Incorporaron un megáfono por el cual se va dirigiendo a los docentes que trabajan con una matrícula de 1.600 niños.
El tema es que el presente año no se practicó ningún simulacro debido a que los dos docentes autores del proyecto están con licencia.
El otro tema estructural que ya tiene que pensar la órbita ministerial es que funcionan 4 instituciones educativas en un mismo edificio. Un plan de evacuación para niños del Nivel Inicial no es lo mismo que para un BSPA.
Ya es hora de tener una política por la que cada institución tenga su propio espacio con un plan específico.
En el caso de la Urquiza, el edificio es anterior a su fundación y su construcción es la típica mole de piedra y adobe.
Con el recambio de la vicedirectora hay un espíritu de renovación por lo que ya desde el lunes anterior comenzaron las capacitaciones y el diálogo con los docentes para diseñar un plan de evacuación.
La vicedirectora Mabel Ponce le dijo a El Tribuno que desde hace tres años que no se hacía ningún ejercicio por lo que en estas dos semanas se dedicarán a diseñar un plan que será evaluado por Defensa Civil.
El edificio ya tiene un sector de escaleras clausurado. Lo peor es que esa parte está justo en el ingreso por la calle Zuviría.
La más vieja
La escuela con el edificio más viejo es la Gemes, sobre calle Belgrano. La vicedirectora Carmen Páez Allende dijo que ya tienen programado un ejercicio de evacuación para el 12 de noviembre. "Estuvo en agenda antes del temblor", advirtió.
El condicionante de ellos es que tienen una única salida, aunque tienen bien en claro qué hacer y los roles asignados. "Sin embargo, nosotros necesitamos hacer los simulacros de evacuación para que los niños tengan ya la experiencia", aseguró Carmen.
También hablaron con los padres y el pedido concreto fue que despejen esa única entrada que tienen. "Los papás ya entendieron que no se pueden quedar en la entrada por ningún motivo", dijo la directora.
La Sarmiento
La escuela Sarmiento tiene la parte vieja en la entrada y se complica la salida por el poco espacio que le deja la calle Alvarado. Es por eso que su plan de evacuación se dirige hacia el patio de bandera. Este año no hicieron los ejercicios de evacuación, pero ya tienen los pedidos hechos. "Con la gente de Defensa Civil queremos perfeccionar el plan y los roles", dijo el director Oscar Alberto Cruz. "El único pedido que tengo yo es ante la Municipalidad. Desde hace un tiempo que ya solicitamos que saquen el árbol de la entrada. Obstaculiza todo y ya levantó la vereda", clamó el director.

La situación actual de los edificios
Cientos de niños están entre muros anchos de piedra y adobe. "El dato más antiguo de la escuela General Justo José de Urquiza se remonta a 1879, cuando el actual Consejo General de Educación llevaba el nombre de Consejo de Instrucción Pública. Comenzó funcionando con el nombre de Escuela Elemental Nº 4. Contaba con una preceptora, la señorita Rosa López y una auxiliar, Benjamina López", dijo el ilustrado Gregorio Caro Figueroa en una publicación del portal Iruya.com. Es decir que es anterior a la ley 1420, cuando se organizaba la educación pública.
En el caso de la escuela Güemes, la casa perteneció a María Magdalena de Goyechea y la Corte, es decir a la mamá del general gaucho.
La directora sostiene que el edificio ya cumplió más de 200 años, aunque aseguró que está en perfectas condiciones luego del último movimiento sísmico de hace dos sábados.
"Nosotros lo revisamos completo y lo pudimos chequear fácil porque tiene pintura nueva", dijo.
En la escuela Sarmiento hay una parte del edificio que tiene 128 años. Es la entrada de la institución y eso empeora la situación, aunque el edificio -que también fue revisado ese mismo sábado- no sufrió ni una fisura ante el temblor.
Lo que agradeció el director es siempre la asistencia rápida de la gente de Infraestructura de la Provincia.
Con esa ayuda cambió los vidrios por el policarbonato, que es más flexible y soporta desde pelotazos hasta movimientos sísmicos.
"Hay que estar listos"
Noemí López integra el Procadif, de la subsecretaría de Defensa Civil. Dijo que están haciendo capacitaciones constantemente.
Realizan planes de emergencia y diagraman simulacros de evacuaciones en escuelas. "Lamentablemente debo decir que cuando sucede un sismo fuerte, como el de 2010, nos llueven los llamados de las escuelas. Lo que tienen que hacer los docentes es capacitarse y entrenarse permanentemente", dijo Noemí.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora