La Provincia de Salta posee 70 escuelas de Educación Técnica Profesional de gestión estatal que a partir de 2006 tienen una Ley de Educación Nacional. Fue misión de las direcciones de escuelas técnicas reasignar y reubicar al personal docente de planta de todos los campos formativos desde cargos existes hasta horas cátedras, velando por la estabilidad del docente de cada escuela, reduciendo al mínimo las horas de espacios de apoyo en defensa del derecho del trabajador. Una intensa labor de equipamiento de las instituciones a través de la implementación y elaboración de proyectos y programas que se aplican desde el Plan de Mejoras financiados por INET como manejo de fondos de acondicionamiento edilicio, de compra de insumos para las diferentes prácticas, compra de herramientas, máquinas, dispositivos para equipar talleres y laboratorios, para educación física y artística. Se amplió la responsabilidad y la atención de menores y adolescentes con fuertes problemáticas sociales en algunos casos, implementación del servicio de la copa de leche y la incorporación de comedores escolares, aun sin contar con las condiciones edilicias adecuadas. Además, se realizan diferentes trabajos de retención escolar, participación en ferias, exposiciones y olimpiadas; entrega de netbooks; FINESTEC; aplicación e implementación de diversas resoluciones y disposiciones, atención de los Centros de Formación Profesional que no cuentan con planta orgánica funcional. Sin embargo todo lo que realizan los equipos directivos de cada escuela es desconocido por el Gobierno Provincial, quien al publicar en el año 2015 el Decreto 495, -cuestionado a través del Consejo de Directores de Enseñanza Técnica, manifestando disconformidad, por no favorecer la igualdad de oportunidades para el personal directivo en ejercicio- que establece concursos abiertos para cargos vacantes de vicedirectores de escuelas técnicas, pese al pedido formal que se elaboró el 9 de septiembre de 2016 la Res. 2008/16, con sendos vicios de forma.
Desconocerlo y llamar a concurso con nuevas figuras significaría un retroceso más que un avance, para las escuelas técnicas. El principio de igualdad en los cargos directivos no se ve reflejado, porque no se tiene en cuenta los criterios de estabilidad laboral y permanencia, condición que hacen al respecto de los derechos laboral de quienes conducen las instituciones. Contradictoriamente otros derechos administrativos se desconocen como son los principios de razonabilidad y concordancia, garantizados por el Estado provincial.
La Resolución 2008/16 obliga a la renuncia en masa de aquellos que ocupan un cargo directivo. Quedan un poco más de 50 escuelas técnicas sin directores y vicedirectores próximo a la finalización del ciclo lectivo y con la realización del operativo Aprender cuyos directores son los responsables de su aplicación, a ellos se suma otro daño colateral como lo es el desplazamiento de un importe número de docentes suplentes de quienes ocupan las horas cátedras del director saliente, perjudicando a los estudiantes.
¿Se pone en duda, la tarea realizada luego de la intensa aplicación de la Ley de Enseñanza Técnica Profesional?, ¿recuerda, el Estado provincial, que los cargos de gestión son concursables? Se conquista la titularización para cargo de jefe de Talleres y otras coordinaciones ¿Porqué no existe la igualdad de oportunidades para los directores en la titularización?, ¿Son las direcciones los únicos cargos, que deben tener concurso abiertos?
El Gobierno debe garantizar el bien público y la igualdad de oportunidades para todos, especialmente en su administración y cumplir con una deuda que mantiene con los actuales directores, sin estabilidad laboral a través de la titularización.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora