La grave crisis de la corriente migratoria que llega a Europa tuvo ayer un ulterior agravamiento. El cierre parcial de las fronteras por parte de Eslovenia y Croacia desató el caos en la llamada "ruta de los Balcanes" que siguen miles de refugiados que intentan llegar a Europa occidental. Miles de personas quedaron varadas bajo la lluvia y el frío ante las fronteras entre Serbia y Croacia y entre Croacia y Eslovenia.

La policía cerró las fronteras y permitió sólo el paso a una parte de los refugiados, provocando grandes retrasos en el viaje de éstos hacia Austria y Alemania. Después de que Hungría cerrara su frontera con Croacia, los refugiados han desviado su ruta desde el fin de semana a través de Eslovenia. La ministra del Interior eslovena, Vera Gyorkos Znidar, criticó a la vecina Croacia por transportar más refugiados a la frontera común de los que su país puede acoger. Y se quejó por esto ante la Unión Europea. Eslovenia ha puesto un límite de 2.500 refugiados por día, que traslada después hacia Austria.

Pero pese a todas las protestas, Croacia siguió llevando a miles de personas al paso fronterizo de Sredisce ob Dravi, en la frontera con Eslovenia, donde la policía les impidió continuar su viaje. Miles de refugiados acamparon entonces ante los pasos fronterizos cerrados, intentando protegerse del frío y la lluvia con mantas y lonas y encendiendo pequeñas hogueras. La situación era ayer muy mala para estas familias cargadas de niños y ancianos. El ministro del Interior croata, Ranko Ostojic, lanzó por su parte acusaciones contra Grecia, que consideró "el principal responsable" de la crisis migratoria.

En Croacia la crisis de refugiados ha provocado además un fuerte enfrentamiento del gobierno socialdemócrata de Zoran Milanovic y la presidenta conservadora Kolinda Grabar-Kitarovic. "Tenemos todo totalmente bajo control", intentaba tranquilizar Milanovic al Parlamento nacional. Sin embargo, un asesor del presidente exigió el cierre de la frontera y la intervención del ejército. Por su parte, el Ministerio del Interior austríaco desmintió las declaraciones de Eslovenia que apuntaban a que Viena había limitado la entrada a 1.500 refugiados al día. Un límite así no existe, dijo un portavoz. En estos momentos están entrando de Eslovenia a Austria una media considerablemente por debajo del millar de refugiados al día,aseguró.

Las oleadas

Sin embargo, la cifra actual de los refugiados que intentan llegar desde Serbia a Croacia es muy superior, lo que crea grandes aglomeraciones. En octubre están llegando a Croacia una media de 5.100 refugiados al día desde Turquía, Grecia, Macedonia, Serbia, Hungría,y ahora Eslovenia, y desde allí continúan su viaje hacia Europa occidental. Y el problema parece lejos de terminar: el Alto Comisionado de la ONU para los refugiados (Acnur) confirmó que el domingo 10.000 nuevos refugiados se han puesto en marcha desde Grecia y Macedonia en dirección a Serbia. La organización criticó que los países del sur de Europa intentan gestionar la crisis en solitario, cuando debería haber una solución común europea. Claro que esto es fácil de decir pero casi imposible de realizar.

Grecia

Mientras tanto, la guardia costera griega informó que en los últimos días rescató a más de 2.500 refugiados del mar Egeo. Entre el domingo y el mediodía de ayer llegaron en total 9.763 personas a las islas de Lesbos, Quíos y Samos desde Turquía. Según informó la televisión pública griega, en la isla de Lesbos volvieron a producirse disputas entre los refugiados que querían registrarse para subir a los barcos que los lleva a tierra firme y desde allí poder continuar su viaje a Europa occidental.

La capacidad de los centros de registro de Lesbos ha alcanzado su límite, según la televisión griega. Cada día pueden registrarse un máximo de 2.500 personas, pero según la policía, esperan más de 6.500 y continuamente llegan aún más desde Turquía. Y además, frente a los anuncios de la Unión Europea, hasta ahora sólo ha llegado a la isla una parte del refuerzo de personal de 600 funcionarios de otros países de la UE.

Libia

Pero también desde Africa llegan más refugiados a través de Libia. Sólo durante el fin de semana la marina y la guardia costera italiana rescataron 1.200 personas del mar, según medios italianos. Ocho cadáveres fueron rescatados. En lo que va de año y hasta el 15 de octubre, 137.000 personas llegaron a Italia por mar, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), frente a las 473.000 que se registran ya en Grecia.

Y hay otro foco de conflicto: la cifra de refugiados en el campamento de campaña y barracas en Calais, en Francia, se ha multiplicado por dos en unas pocas semanas. "Hace tres semanas contamos 3.000 migrantes, pero hoy son entre 5.500 y 6.000", alertó la prefecta del departamento francés de Pas-de-Calais, Fabienne Buccio. Buccio atribuyó el hecho al aumento de la seguridad para vigilar el túnel que cruza bajo el Canal de la Mancha y separa Francia de Reino Unido, el destino que quieren alcanzar los migrantes. En vista del aumento de la cifra de migrantes que viven en un campamento a las afueras de la ciudad, la alcaldesa Natacha Bouchart considera incluso una intervención del ejército.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora