*

Espectacular fuga de un preso de la Cárcel Federal de Güemes
De manera misteriosa un hombre oriundo de Buenos Aires, quien cumplía condena en el Complejo Penitenciario Federal número 3 de General Güemes, una de las instituciones de máxima seguridad de la provincia, quien fuera identificado por las fuerzas de seguridad como Adrián Garone, decidió fugarse ayer en horas de la mañana. Fuga que llamó la atención en el servicio dado que, según trascendió de fuentes extraoficiales, le quedaba poco tiempo para salir en libertad. Acusado por delitos relacionados con el narcotráfico, el porteño de 40 años era intensamente buscado hasta el cierre de esta edición.
preso fugado.jpg
El hecho trascendió ayer en las primeras horas de la mañana. Un enorme operativo policial se desplegó en la zona del Complejo Penitenciario Federal. Al tratarse de un penal de máxima seguridad, los primeros interrogantes intentaban descifrar cómo había hecho Garone para fugarse del lugar. Sin embargo, minutos más tarde y mientras el operativo crecía en su magnitud, se supo que el interno habría estado trabajando -es jardinero- en la casa de un directivo y, por motivos que aún se desconocen, decidió desaparecer.
fuga.jpg
En la vorágine de la búsqueda, las versiones deambularon y se viralizaron de manera increíble. Una de ellas indicaba que el porteño pudo salir del Complejo tras hacer su trabajo de jardinero a metros del cerco perimetral que rodea el enorme predio ubicado sobre la ruta provincial 113. Según fuentes extraoficiales, el reo gozaba de algunos beneficios como el de salir de manera esporádica a trabajar afuera. También disfrutaría de una confianza singular por parte de los directivos del penal, confianza que habría aprovechado para darse a la fuga.

Delito grave

¿Por negocios espurios?, ¿temor a represalias dentro del penal? Interrogantes que hasta el momento no pudieron ser resueltos luego de que Adrián Garone lograra fugarse del Complejo Penitenciario de Güemes. Si verdaderamente al momento de la fuga estaba trabajando en la casa de un directivo del penal, la gravedad del asunto trasciende y va más allá de la fuga misma.
El trabajo de un interno en la casa particular de directivos ligados al establecimiento penitenciario, sin la autorización correspondiente, está prohibido por la ley. En ese sentido al funcionario podría haber incurrido en los delitos de abuso de autoridad, malversación y posible enriquecimiento ilícito.

búsqueda.jpg

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...