Con la certeza de que las 5 hectáreas que ocuparon a la vera de la ruta 34 pertenecen a la Provincia, unas 150 familias de Pichanal insisten en el pedido de expropiación y esperan, instalados en precarias carpas, una respuesta gubernamental.
La ocupación ya cumplió un mes y, hasta ahora, no hay certeza respecto de la pertenencia de esta vasta área urbana que no está cercada y buena parte está cubierta de yuyales y basura.
En el transcurso de la primera semana, la fiscal Mónica Viazzi recorrió el lugar junto a sus secretarios, tomaron imágenes y dialogaron brevemente con los ocupantes.
A partir de lo ocurrido, las familias Yonovich, Macarón y un supermercadista chino aparecieron en escena como supuestos propietarios de esas hectáreas. "El ciudadano chino nos mostró un boleto de compraventa de una parte del lugar y mencionó a la familia Yonovich como vendedora. Nos llama la atención, porque estamos seguros de que se trata de terrenos fiscales", le explicaron a El Tribuno algunos jefes de familia que permanecen instalados.
Inclusive identificaron al lugar con el catastro número 30457 y aseguran que, a partir de averiguaciones en la Dirección General de Inmuebles, el propietario es la Provincia de Salta.
"Si esto no es así, es necesario que las autoridades de Inmuebles lo demuestren y expliquen cuándo y cómo se vendieron. Hace 40 años vivo en el lugar y nunca se le dio utilidad al lugar y, por el contrario, están en evidente estado de abandono", reiteró Jorge Figueroa, uno de los ocupantes.
La semana pasada hubo un intento de alambrado que finalmente no se concretó, del mismo modo que el desalojo, sobre el cual no medió una orden judicial aún.
"Vamos a seguir pacíficamente dentro del predio a la espera de la expropiación. Los concejales nos manifestaron su acuerdo, pero aparentemente es el intendente Julio Jalit el que frena la aprobación definitiva. Consideramos que los gobernantes tienen que beneficiar a los más necesitados y, en este caso, somos familias con niños y adolescentes que vivimos hacinados con nuestros padres y abuelos", dicen. Efectivamente, buena parte de los usurpadores residen en el barrio Islas Malvinas, ubicado frente al predio, a la vera de la ruta nacional 34 y muy próximo al cruce con la nacional 50.
Mientras tanto, una decena de policías resguardan el lugar para mantener el orden.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia


avalos lerma
avalos lerma · Hace 26 días

CON UN CUCHILLO ENTRE LOS DIENTES LUCHEN NO SE VALLAN PELEEN HASTA EL FINAL EL CHINO ESE SE PUEDE IR A LA PMQLP ES DE USTEDES LA TIERRA NO PERMITAN QUE SE HAGA UN NEGOCIO COMO QUIEREN HACER


Se está leyendo ahora