A medida que transcurre un año en que la pérdida de poder adquisitivo, la suba de precios y cierta destrucción del empleo vienen marcando la cancha, la ilusión de un repunte en el segundo semestre parece diluirse. Sin embargo, economistas y empresarios todavía creen que la segunda mitad del año será mejor que la que termina pero, en líneas generales, la mayoría no espera un gran repunte sino más bien un freno en la caída de la actividad, que servirá para tomar envión para 2017.
Esta suerte de recuperación a la que algunos apuestan hasta como un deseo, no se producirá a partir del 1 de julio sino que podría verse sobre finales del tercer trimestre o principios del cuarto. En los sectores empresarios, por el momento y pese a los problemas de estos meses, la confianza en el nuevo gobierno nacional persiste aunque con importantes reservas en función de los resultados.
El gran tema a apaciguar a partir de este mes es la inflación. Los economistas rescatan que comenzará a bajar y que se mantendrá en alrededor de un 2% mensual, número bastante más bajo que el que se viene registrando, alrededor del 5%,pero igualmente alto.
"Se percibe cierto control de la inflación luego del impacto sufrido por tarifas y combustibles. No obstante, el número anual terminará en una suba de entre 35% y 40% lo que, de todas maneras, es muy alto", señaló el economista Pablo Salvador, de Fundación Ideal, para quien los ajustes realizados en el primer semestre eran una manera de poner a "andar la locomotora". La baja en las tasas de interés muestran esta morigeración.
Los cambios
Esto no quiere decir, no obstante, que las consecuencias de los cambios implementados desde la Nación se terminen este mes. Uno de los puntos sensibles es que los salarios terminarán el año perdiendo por goleada. Con aumentos promedio del 25% y una inflación anual estimada en diez puntos más (o más), la reactivación del consumo quedará para el año próximo.
Sin embargo, con las actualizaciones concretadas en esta mitad del año y pasado el remezón de las tarifas, es probable que el comercio frene su caída. En mayo y según la FEM, las ventas cayeron casi 10,7%. "Pese al atraso, los salarios ya recuperaron algo y eso se va a volcar al consumo", sostuvo el economista Sebastián Laza para quien en el segundo semestre la economía crecerá entre 1% y 1,5% en relación al año pasado.
El especialista cree que si los planes de obra pública se concretan también habrá una reactivación que se volcará al consumo, junto con el dinero que habrá en circulación gracias a medidas paliativas como aumento de jubilaciones y asignaciones, pago de juicio a jubilados, devolución de IVA a sectores vulnerables, entre otros.
Esto, para el economista Raúl Mercau, no es tan claro ya que duda cuánto irá a compras cuando se concrete el pago de juicios a jubilados. Además, el contexto internacional recesivo -con Brasil a la cabeza- no será de gran ayuda para lo que resta del año. "Las medidas del primer semestre atentan contra el consumo, las exportaciones netas y la inversión. Por eso creo que en el segundo semestre, a lo sumo, se observará un freno en el estancamiento pero la recuperación estará lejos", sostuvo.
Espera para inversiones
Aunque el pago a los holdouts fue un hito y una promesa de llegada de inversiones extranjeras, lo cierto es que las mismas se concretarán recién el año que viene si es que en lo que resta de éste se cumple -aunque sea en parte- la promesa del Gobierno de que la situación mejorará. La clave parece seguir estando en mostrar reglas de juego claras.
"La baja gradual de la inflación, de las tasas de interés, el blanqueo de capitales, permitiría traer fondos pero el impacto sobre el inversión tomará tiempo y es probable que no tenga efectos pronto", subrayó Mercau para quien la inversión tiene un peso relativamente pequeño en el PBI.
Laza también cree que las inversiones tardarán un poco más debido a que las empresas deben mirar desde la macro hasta la micro pasando por lo fiscal. En la misma línea, Salvador, estimó que hasta que no se muestren las señales de cómo van a ser las cosas, los inversores no van a llegar.
Fuente: Los Andes

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


delfin llanos
delfin llanos · Hace 5 meses

No hay plata y no la van a conseguir, nadie se anima a invertir aquí, los agro dólares, lo tienen guardados, porque los sojeros están esperando créditos blandos, menos impuestos, varias promesas incumplidas, los empresarios también se les viene la noche, Brasil no compra, esta tan mal como nosotros, el blanqueo no viene a generar trabajo, el dinero viene para ser puesto a plazo fijo, la timba financiera, con un 38% anual, las acciones del ansses se van a regalar pero cuanto va a durar tan poco, se viene la noche, los empresarios como el presidente de la Fiat pide otra devaluación urgente, pide el dólar a 25 pesos, sin aumentos de salarios ni jubilaciones. Los créditos a los agro_productores van a ser luego transferidos a estado y quién paga? todos. Las tazas que da el banco central las pagamos todos, la quita de subsidios es otro curro, van a pedir que después de un corto tiempo se vayan al 1000 %, que según los empresarios es el valor real, es triste el panorama, todo esto puede llevarnos al default nuevamente y mucho más drástico. Peor que Grecia.


Se está leyendo ahora