Tras el escándalo por la denuncia de turistas de Buenos Aires, quienes hace pocos días debieron abandonar en Cafayate la combi en la que viajaban porque el chofer estaba ebrio, la Dirección de Fiscalización de la Secretaría de Turismo labró las actas correspondientes a la empresa cafayateña IPUNA y al trabajador en cuestión.
En diálogo con El Tribuno explicaron que esperan que las sanciones sean aplicadas por el Ministerio de Turismo de la Nación, quien aplica de la Ley de Agencias.
El organismo informó que se constató que el chofer no contaba con la habilitación correspondiente, por lo que se labraron las actas tanto a la agencia por contratar un servicio no inscripto, como al guía por no estar registrado.
En los próximos, cumplido los plazos legales para formular descargos, deberán aplicarse las sanciones. También tomó intervención la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) y el Ministerio de Trabajo.
Consultados respecto de las sanciones, Fiscalización explicó que van desde multas a suspensiones, inhabilitaciones y hasta clausuras "según las circunstancias de cada caso, sus atenuantes, agravantes, reincidencias".
"Es obligatorio estar inscriptos en el Registro Provincial de Guías de Turismo, creado por ley. La normativa establece contar con título de nivel universitario o terciario, presentar certificado de antecedentes policiales y penales y demostrar idoneidad", explicaron.
En cuanto a las empresas, se rigen por la Ley de Agencias cuyo órgano competente es el Ministerio de Turismo de la Nación.
Sobre este punto, desde la Secretaría de Turismo aseguraron que todas las semanas realizan inspecciones sorpresivas y rotativas, para controlar las habilitaciones.
Insólito hecho
Los afectados hicieron la denuncia en la Policía cafayateña. Luego, no dudaron en dar a conocer lo ocurrido, situación que afecta sensiblemente a uno de los lugares más turísticos de la provincia.
Era el último día de los feriados de carnaval. Un grupo de turistas de la provincia de Buenos Aires visitaba la tierra del sol y del vino en Cafayate y contrataron a una empresa del lugar para hacer los clásicos recorridos turísticos. Subieron a una combi y partieron con la ilusión de ver esos lugares que tantas veces habían contemplado en imágenes, pero todo salió mal. El martes, cerca de las 20, los turistas decidieron dar por concluido el paseo cuando descubrieron al chofer dormido y en aparente estado de ebriedad.
La noticia se conoció por el diario Clarín: "Se negaron a seguir la excursión porque el chofer estaba ebrio", se tituló la crónica. En diálogo con El Tribuno, la Policía de Salta confirmó el suceso y agregó detalles del escandaloso servicio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia