"Mi hijo salía de bailar con dos amigos. Eran las 5.30 del 26 de mayo de 2013. Iban caminando por la avenida Paraguay para tomar un remis más adelante porque a la salida del boliche no paran los vehículos. A la altura de la concesionaria Euro Francia fueron atropellados desde atrás por un Gol gris. Los chicos resultaron heridos. Mi hijo se llevó la peor parte. Estuvo internado nueve días hasta que falleció", contó Adriana Gómez, madre de Lucas Franco. Al joven le hicieron tres operaciones, pero no hubo caso. Nunca recuperó la conciencia. Sus amigos Hernán Clementel y Sofía Lazarte afortunadamente se recuperaron.
"Tenía 18 años recién cumplidos, jugaba a la pelota y estudiaba en el instituto de River Plate en Buenos Aires. Había venido a Salta porque había nacido su hermanito más chico. Lo conoció y se estaba quedando con nosotros. Vivimos en el barrio Periodista. Él era el mayor de tres hermanos", se lamentó Gómez.
La mujer añadió que "el auto era conducido por César Aquiles Carrizo, quien perdió el control. No se pudieron establecer las causas. Iba a elevada velocidad, derrapó y cuando quiso volver al asfalto atropelló a los chicos desde atrás".
El padre de la víctima, José Fernández, explicó que "no se pudo corroborar si estaba en estado de ebriedad porque se dio a la fuga. No se quedó en el lugar a ayudar. La Policía lo detuvo dos días después y el auto estaba en otro domicilio, en la zona del estadio Delmi".
La familia describió el profundo drama que les tocó vivir cuando recibieron la noticia. "Llegó a casa un amigo de nuestro hijo y por detrás la Policía para avisarnos que estaba en el hospital San Bernardo. Fue terrible el estado en el que lo vimos", expresaron.
Fallo importante

El juicio por el caso se inició el 8 del corriente y finalizó esta semana. "Fue muy duro revivir todo. Para peor quisieron hacer creer otra cosa. Pero todo probó que el único culpable es él", dijo Fernández, casi al borde del llanto. "Este joven anduvo por la calle como si nada, haciendo su vida normal mientras nosotros tenemos las nuestras destrozadas", añadió.
"Cuando fue consultado sobre si deseaba decir las últimas palabras dijo que no iba a hablar. Siempre se mostró frío, nunca pidió disculpas", sostuvo Gómez, indignada.
La jueza de Garantías 1, Ada Zunino, condenó a Aquiles Carrizo a la pena de cuatro años de prisión efectiva por encontrarlo autor penalmente responsable del delito de homicidio culposo y lesiones culposas en concurso ideal. También fue inhabilitado para conducir vehículos por ocho años.
El fiscal Gustavo Torres Rubelt había pedido una pena de cuatro años y seis meses, y 10 años de inhabilitación.
"Dentro de todo es un alivio en medio de tanto dolor. Las penas que se suelen dar en estos casos son diferentes, generalmente son pocos años o nada. Hoy en día la gente mata con lo que sea, con un auto, con un arma. Acaban con una vida, destruyen una familia. Esto sucederá hasta que las leyes no sean más severas con las condenas. Ahora estamos conformes", dijo el matrimonio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora