Por el trágico accidente vivido la madrugada del viernes camino a Iquique (Chile) todavía permanecerá detenido al menos hasta mañana el conductor del colectivo donde viajaban tres de los integrantes de la familia salteña que murieron en el siniestro.
Según informó el diario chileno El Longino ayer hubo una audiencia de control de detención en el tribunal mixto de Pozo Almonte, oportunidad en que la fiscal Yocelyn Pacheco, pidió ampliar el plazo de la detención del imputado, Héctor Leonidas Quevedo debido a que faltan antecedentes en la carpeta de investigación para la formalización.
Entre esos, el informe final que deberá emitir la Subcomisaría Investigadora de Accidentes de Tránsito, el estado de salud de los lesionados que se recuperan en el Hospital de Iquique -entre quienes están dos hermanas de la familia Galindo-, las identidades de los seis fallecidos y el informe de autopsia que deberá remitir el Servicio Médico Legal.
El tribunal acogió la petición del Ministerio Público y mantuvo la prisión preventiva para el chofer hasta mañana a, a las 9 horas, oportunidad que será formalizado por cuasidelito de homicidio y lesiones de carácter grave.
Es que existe un primer informe que asegura que la causa principal de la tragedia se debió a que el conductor no estaba atento a las condiciones del tránsito. Eso también se basa en que el hecho tuvo lugar en una zona de recta.
El mismo diario también establece que gracias a la pericia del chofer se evitó una mayor cantidad de víctimas fatales, debido a que él se mantuvo firme al volante después de impactar con el camión de patente paraguaya que estaba estacionado. De lo contrario, hubiesen volcado.
Héctor Leonidas Quevedo, aseguran, es conocedor de la ruta, principalmente en el tramo Calama Iquique. Llevaba más de 20 años de experiencia como chofer y tenía dos en la empresa Pullman.
En la tragedia murieron seis personas en total y hubo 35 heridos. Se espera que mañana sean entregados los cuerpos de las víctimas a sus familiares.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial


Se está leyendo ahora