Este lugar de peregrinación cristiana fue descubierto por la reina Elena, madre del emperador Constantino, en la esquina del foro occidental de la ciudad. Derribó el templo que había allí y construyó una enorme basílica consagrada en el día de Pascua del año 326.
La iglesia fue reconstruida parcialmente en el siglo siguiente por Justiniano, y se mantuvo intacta hasta 1009, cuando el excéntrico califa Hakim la destruyó casi en su totalidad. Fue reparada parcialmente por un monje denominado Robert, pero cuando los Cruzados llegaron a la ciudad, alrededor del año 1099, la iglesia se reconstruyó solo con la mitad de sus dimensiones originales, y así ha llegado hasta nuestros días.
Si no has tenido la fortuna de visitar Tierra Santa te proponemos un viaje virtual a través imágenes interactivas.
En la actualidad son los ortodoxos griegos, la Iglesia católica y las autoridades armenias los responsables de administrar y cuidar el recinto. Y las relaciones entre estas confesiones no han sido buenas. En 2008, por ejemplo, una discusión entre los sacerdotes ortodoxos y los monjes armenios escaló a niveles de pelea.
Sin embargo, después de que las autoridades israelíes señalaran que el templo, de casi 1.000 años de antigedad y ubicado en la Ciudad Vieja de Jerusalén, era inseguro y lo cerraran por varios días, comenzaron a trabajar juntos en la restauración.
La coordinadora de las reparaciones, Antonia Moropoulou, explicó al canal de noticias BBC que la tumba se encontraba estable, pero con serias fallas estructurales después de tantos años expuesta a la humedad y al humo de las velas. La construcción, además, será equipada con un sistema de resistencia para evitar el riesgo de ser destruida por un terremoto.
Aunque se espera que los trabajos duren de ocho a doce meses, los peregrinos podrán visitar el lugar.
Para restaurar el lugar se tuvieron que poner de acuerdo las iglesias católica, ortodoxa griega y armenia en la forma de financiar los US$3,3 millones que cuesta el proyecto.
Los expertos, que ya comenzaron a trabajar, están enfocados en el Edículo, una pequeña cámara dentro del templo que -se cree- fue el lugar donde el cuerpo de Jesús fue lavado, envuelto y enterrado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora