Una mujer asesinó de una puñalada a su esposo y quedó detenida, tras discutir acaloradamente por una infidelidad cometida por éste, que tenía denuncias por violencia de género, informaron fuentes policiales. El hecho se registró ayer a la madrugada en una vivienda situada en San Isidro 4252 de la localidad de Sarandí, donde Edgar Cejas Flores (44) y su pareja, Raquel Ledezma Pozo (39), ambos de nacionalidad boliviana, se encontraban consumiendo bebidas alcohólicas desde horas antes. De acuerdo a lo establecido por los investigadores, durante una charla en el comedor, el hombre le confesó que en una oportunidad le había sido infiel, lo que desencadenó una violenta discusión entre ellos, en momentos en que sus hijas de 10 y 6 años estaban durmiendo. En medio de la pelea, la mujer empuñó un cuchillo de cocina con una hoja de 18 centímetros y comenzó a atacar al hombre, apuñalándolo en el costado izquierdo del abdomen y en una pierna. Un médico del Hospital de Avellaneda que llegó en ambulancia al lugar del hecho, alertado por un llamado telefónico, constató que el hombre estaba muerto y que la causa del deceso fue una profusa hemorragia provocada por un corte en la arteria femoral.
Mientras tanto, efectivos de la comisaría Avellaneda 4ta., con asiento en Sarandí, detuvieron a Ledezma Pozo en su casa como autora del homicidio.
Posteriormente, trabajó en la vivienda personal de la Policía Científica, que secuestró el mencionado cuchillo, el cual presentaba rastros que permiten estimar que fue el utilizado en el hecho, en tanto que el cuerpo de Flores fue trasladado a la morgue judicial.
Lorena, una vecina del matrimonio afirmó que "él tiene denuncias porque le pegaba", describió que ella estaba cortada en la cara y tenía cicatrices en varias partes del cuerpo y que "era insoportable como se peleaban. Venía de hace rato este problema. Fuimos varias veces a la comisaría de Avellaneda a hacer la denuncia, pero ellos se cansaron y le dijeron que fuera al Cuerpo Médico y que hiciera los papeles para que esto no siguiera", señaló.
Sin embargo, según esta mujer, Pozo no avanzó luego con las denuncias porque si a su marido le iniciaban una causa penal, iba a perder su trabajo como chofer. Respecto de la infidelidad del hombre, dijo que por lo que sabe, no está confirmada. Otra vecina, que se identificó como Élida, contó -por su parte- que durante la semana Raquel fue llorando a su casa porque "que le había encontrado en el Facebook (a su marido) que hablaba con una exnovia". La causa, caratulada como "homicidio", quedó a cargo del fiscal Guillermo Castro, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 del Polo Judicial de Avellaneda, del departamento judicial Lomas de Zamora.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora