Las vallas y cercados no solo se utilizan para separar diferentes zonas del jardín sino que también pueden usarse con fines decorativos. Si estás interesado en colocar en tu jardín una valla te recomendamos que previamente tengas clara la función que querés darle.
Normalmente las encontrarás en madera tratada para el exterior, por lo que resultan muy resistentes a los cambios climatológicos, lluvia y a la exposición solar, además no necesitan un mantenimiento demasiado dificultoso.
Las vallas de jardín hechas con empalizados de estacas de madera son una excelente opción desde el punto de vista práctico y estético. En muchos casos más que para las vallas, este tipo de empalizadas se suelen colocar en islas de jardín o como barreras para las zonas de la vegetación en jardines y terrazas.
El aspecto natural de la madera encaja a la perfección en los paisajes de exterior y además podemos conseguir acabados diferentes según el modo de colocación de las estacas y el tamaño y forma de las mismas.
Estas vallas de madera son también ideales para decorar aquellas zonas de difícil acceso del jardín, tales como las nivelaciones o los escalones.
Se pueden elegir estacas cilíndricas o rectangulares. En cualquier caso las vallas hechas a partir de empalizados de madera quedan ideales en cualquier tipo de jardines y patios exteriores, incluyendo en aquellos que cuentan con un diseño contemporáneo y minimalista ya que los diseños paisajistas de muchos jardineros profesionales buscan elementos hechos a partir de materiales siempre naturales. Podés elegir entre minivallas que tienen una función decorativa o vallas altas que garantizan mayor aislamiento entre sectores diferentes, como el jardín y la huerta, por ejemplo.

Vinilos con mensajes especiales

De un tiempo a esta parte hemos visto como los mensajes cortos y concisos se convertían en un modo más de decorar y personalizar la casa. Se trata de cortas notas que adornan y también sirven para hacer declaraciones de intenciones -incluso de amor- o para tratar de comenzar el día con alegría y entusiasmo. Uno de los modos más habituales y divertidos de mensajear en casa es empleando vinilos. Una de las ventajas más evidentes es que se pueden contar muchas cosas en muy pocas letras. Pero además, se pueden cambiar si te cansas de lo que decís, sin ningún problema y por poco dinero.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora