Los propietarios de estaciones de servicio se encuentran en alerta por las consecuencias que traería una posible suba de precios en el surtidor mientras que sigue la caída en el consumo de combustibles.
El Ministerio de Energía dio a conocer datos recientes del mercado de los combustibles, los cuales confirman una notable retracción del consumo en los surtidores.
La información llega en momentos en que las empresas debaten si se aplica un nuevo aumento de precios a las naftas y el gasoil.
Mientras el Gobierno y las petroleras analizan sobre la conveniencia de subir el precio de los combustibles, el Ministerio de Energía dio a conocer un informe sobre el comportamiento del mercado de los hidrocarburos que confirma una considerable reducción del consumo en las estaciones de servicio.
El presidente de la Federación de Entidades de Combustibles (FEC), Juan Carlos Basílico, advirtió sobre un alza de precios en el sector que "el efecto inmediato será una nueva caída en el volumen de ventas, que ya sufrió bajas importantes durante este año". Además, explicó que "el aumento acumulado de los precios de venta al público hasta el 30 de septiembre fue de un 31 por ciento, lo que hizo desmoronar las ventas desde los 1.439.761.614 litros comercializados en diciembre de 2015, hasta los 1.377.627.660 de agosto de 2016". El directivo afirmó que "un nuevo aumento, indudablemente, retraerá los volúmenes vendidos y afectará gravemente la rentabilidad de las estaciones -en su gran mayoría pymes-, poniéndolas en riesgo económico y financiero, pero todo esto es preocupante y no descarto un posible aumento antes de fin de año".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora