Con gasas que le cubrían los puntos que le realizaron tras el corte que sufrió en la cabeza producto de la pedrada, exhausto, indignado y sosteniendo una remera verde ensangrentada, que vestía al momento de ser ferozmente agredido, José Roberto Zelarayán relató a El Tribuno: "Los dos hombres subieron en la salida de Mosconi y al rato nomás quisieron sacarme el celular y la plata que había recaudado trabajando toda la noche. Pero me resistí y me puse a pelear con ellos''.
"Como consecuencia de la pelea me dieron una pedrada, por la que me tuvieron que hacer siete puntos de sutura en la cabeza", añadió.
"Ser remisero tiene muchos riesgos, más a esta hora de la mañana y es por eso que mis compañeros, cansados de esta inseguridad vinieron a ayudarme. Por suerte al auto no le hicieron daño y tampoco lograron robarme nada, porque me resistí a pesar que sangraba tanto", expresó el joven trabajador minutos después de recibir las primeras curaciones en el hospital Juan Domingo Perón de Tartagal.
Por su parte, los compañeros de la víctima manifestaron su malestar por la situación de inseguridad que atraviesan "trabajar, manejar de noche se hace cada vez más complicado, por los delincuentes que pretenden sacarte lo poco que tenés. Pedimos mayor seguridad y que esto no se vuelva a repetir", reclamaron.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora