Hay preocupación en Isla de Cañas, departamento de Iruya, por el cierre del Bachillerato 5228, que había comenzado a funcionar este año en esa localidad. Los jóvenes tuvieron la oportunidad de asistir solo una semana a clases, antes que la institución deje de funcionar. Los motivos: "Errores administrativos".
La problemática se originó hace tres años, cuando el colegio abrió sus puertas en el pequeño e inhóspito paraje El Limoncito, donde solo contaba con una matrícula de cuatro alumnos y un plantel docente que superaba los diez profesores. Fue así que decidieron trasladarlo al sector urbano de Isla de Cañas, donde apenas comenzó a funcionar, en marzo, se incorporaron más de 60 alumnos, en primero, segundo, tercero y cuarto año. Pero a la semana de haber iniciado las clases dejó de funcionar.
En comunicación con El Tribuno, Yolanda Ferreyra, mamá de uno de los estudiantes contó: "No sabemos qué hacer. Estábamos muy contentos con la apertura del bachillerato, pero las clases se interrumpieron abruptamente".
En diálogo con El Tribuno, la intendenta de Isla de Cañas, Angelina Canchi, contó: "Si existe alguna cuestión administrativa que resolver estamos dispuestos a colaborar en todo lo que sea necesario, pero no podemos dejar a los chicos sin colegio. Yo fui a Salta para abordar el tema con las autoridades de Educación, pero no pude hacerlo porque estaban ocupados. Sí pude reunirme con el Gobernador, pero es en Educación donde no avanza el tema".
Para el funcionamiento del bachillerato, el municipio colaboró con el edificio del CIC y el mobiliario. En tanto, de ser necesario, la escuela primaria ofreció tres aulas que no ocupa. "Es decir están todas las condiciones dadas", concluyó la intendenta.
El Tribuno intentó comunicarse con las autoridades de Educación, pero se encontraban recorriendo el interior.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia