Cecilia Inés Maldonado, de 28 años, fue asesinada en Buenos Aires luego de que alguien la empujara desde un vagón del tren y cayera en el andén.
Los restos de la salteña, quien se desempeñaba como gendarme en la capital del país, fueron trasladados ayer a esta provincia donde hoy, desde las 9, serán llevados hasta el cementerio San Antonio de Padua, según informaron a este diario personas cercanas a la familia. La joven dejó un niño de 4 años y toda su familia quedó desconsolada.
El viernes por la mañana, la joven gendarme volvía de prestar servicio en Tecnópolis, había dejado el arma reglamentaria en ese lugar, al igual que el uniforme de gendarme. Subió al tren de la línea Belgrano Norte y en la estación Carapachay sufrió un intento de robo. Los sujetos que le habrían querido robar la empujaron del cuarto vagón del tren al andén y Cecilia quedó tendida tras sufrir un fuerte golpe en la cabeza. Minutos más tarde, a raíz del impacto, perdió la vida antes de ser trasladada al centro asistencial.
Una mujer que estaba en el momento del hecho en la estación dijo haber visto caer a la joven salteña y le aseguró a los investigadores que dos hombres corrieron por el andén en la misma dirección del tren. Personal policial se entrevistó con testigos del crimen, entre ellos esa mujer. En ese sentido, y de acuerdo a otros indicios, los investigadores apuntan a un intento de robo en el que la gendarme se habría resistido y fue empujada de la formación por los delincuentes.
A cargo de la causa, tras la muerte de Cecilia Maldonado (28), quedó el fiscal Gastón Larramendi, de la Unidad Funcional de Instrucción del partido Vicente López Oeste. El letrado ordenó una serie de diligencias a los efectivos de la seccional sexta de ese partido bonaerense.
En uno de tantos hechos lamentables que se suceden a diario en la "gran ciudad", esta vez una salteña fue la víctima fatal. Cecilia Maldonado estaba casada y tenía un hijo de 4 años.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora