Todos los comerciantes confirmaron que las ventas bajaron significativamente, pero que aún no estaban en condiciones de dar mayores precisiones en cuanto a porcentajes.
"Nosotros abrimos un nuevo local porque el anterior ya nos quedaba chico. Y aunque ahora se vea lleno de gente, las ganancias no son las mismas. Nosotros pusimos premios, sorteos y hasta combos de ofertas para facilitarle las cosas a nuestros clientes. Y aún así estamos vendiendo menos", dijo Miguel Romano, el propietario de un famoso frigorífico de La Rioja esquina Olavarría. El comercio atendió a unos 1.500 clientes. Abrieron las puertas de 8 a 14, con 14 carniceros, y sin embargo no ganó lo que en otros años obtenía. En las explicaciones de los propietarios dijeron que ayer salieron todos a comprar a última hora porque en las familias recién juntaron el dinero. "Es comprensible porque el Día de la Madre siempre llega a fin de mes. Entonces nosotros estamos vendiendo más la oferta de los 4 kilos de asado por 310 pesos, que el asado de primera", concluyó Romano.
En tanto que Erika y Daniela venden flores en Urquiza y Pellegrini y dijeron que se sintió la baja en las ventas. "Lo más caro que tenemos es el ramo de rosas a 400 pesos. Hasta el mediodía vendí sólo dos, cuando el año pasado sacaba mucho más. Pero lo mismo se vendió; fueron los papás más económicos, pero algo se movió", dijo Erika.
Eso fue en coincidencia con el comunicado de la Cámara de la Mediana Empresa (CAME), que en un parte oficial dijo que "las ventas por el Día de la Madre no tuvieron su mejor año en 2016 y a pesar de las ofertas y promociones que se lanzaron al mercado, las cantidades vendidas por los negocios minoristas cayeron 4,8% frente a la misma fecha del año pasado. De todos modos, la baja fue menor a lo que se esperaba en función de la tendencia que vienen mostrando los negocios desde principio de año".
La mayoría de los rubros relevados que componen la oferta de esa fecha finalizaron en baja, registrándose las caídas anuales más profundas en "artículos para el hogar y uso personal" (-14,7%), "artículos de computación, electrónicos y celulares" (-10,8%), "joyería y relojería" (-6,1%) y "marroquinería" (-5,4%). En cambio, subió la venta de "bijouterie y fantasías" (+1,9%), "bazares y regalos" (+1,3%) y "flores y plantas" (+3,6%).
Es decir que las familias eligieron este año obsequios discretos, lo que le dio más relevancia a rubros de menor magnitud como flores y plantas, bijouterie o regalerías. El ticket promedio en los comercios fue $540, 18,7% superior a 2015 lo que refleja cierto cuidado en los gastos, si se tiene en cuenta una inflación del 40%.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora