Si hay algo que triunfa para buscar espacios relajantes en el hogar, sin duda es crear un ambiente chill out, ideal para descansar cuando lo necesités y disfrutar de la tranquilidad que solo en tu casa podés encontrar.
Hace ya unos cuantos años que el ambiente chill out se puso de moda, y sigue siendo tendencia a nivel decorativo ya que aporta belleza y muy buenas sensaciones en cualquier espacio. Es ideal si querés contar con una zona para relajarte, y aunque al principio era especialmente para terrazas y espacios exteriores, finalmente se mudó a los interiores.
Cualquier habitación es perfecta para crear un ambiente chill out. Sólo hay que tener en cuenta algunos conceptos básicos. Para empezar, el espacio elegido deberá tener las paredes pintadas en tonos claros, tanto si es en interiores como en exteriores. En el caso de que vayás a crear este espacio en terrazas o jardines, procurá aprovechar la naturalidad que eso ofrece para sacarle el máximo partido a cada color y a cada elemento natural. Si existe alguna pared, pintala de colores claros que, combinados con el verde de césped y plantas, deja resultados espectaculares.
Las alfombras son un elemento imprescindible para zonas chill out, y dependiendo de su tamaño se recomienda colocar una o varias, para así poder cubrir prácticamente toda la zona. Sobre ellas deben ir pufs o almohadones que se acomodarán como si fueran un sofá y serán perfectos para echarse a descansar un rato. La elección de los colores de estos elementos es según los gustos de cada persona, pero lo recomendable es romper la claridad de las paredes y apostar por tonos más alegres, y también estampados divertidos.
Un elemento que también es imprescindible en cualquier ambiente chill out que se precie es una mesa bajita, ya que al estar sentados prácticamente a ras de suelo, la mesa no puede ser alta. Será el punto de apoyo perfecto para libros, bebidas, comida, plantas o elementos decorativos, por ejemplo.
La iluminación es un factor muy importante a tener en cuenta, ya que un ambiente chill out es especialmente único y mágico durante la noche, así que probablemente es cuando más partido vayamos a sacarle. Lo ideal es colocar varias lámparas o velas: aportan una luz suave y tenue que es perfecta para crear un ambiente íntimo que invite a desconectar de la rutina y relajarse de forma instantánea.
Como la idea es que sea un espacio privado alejado de personas curiosas, al estar en un espacio interior es recomendable cubrir las ventanas con cortinas en colores claros y naturales. Permitirá el paso de la luz pero no que desde fuera se pueda ver lo que pasa en el interior, así podrás relajarte sin preocuparte con las miradas ajenas.
A nivel decorativo, crear un pequeño jardín zen es genial ya que aporta belleza y trasmite buena energía. Podés hacerlo incluso en la propia mesa, ya que con un espacio reducido será suficiente para poder componer una zona verde muy bonita. Además, los jardines tipo zen tienen muchos beneficios y con muy poco esfuerzo y mínima inversión podrás conseguir uno realmente espectacular.
Hay algo que es imprescindible para poder disfrutar al máximo de un ambiente chill out y eso es la música, sin duda alguna muy importante en nuestra vida. Si te querés relajarte, seguro que es de gran ayuda hacerlo en un espacio así y escuchando tu música favorita. Si te interesa investigar, el chill out es ya un género musical y podés encontrar muchos temas y discos especialmente diseñados para estos ambientes.
Los aromas que se respiren también tienen mucho que ver con la posibilidad de disfrutar del momento, así que debés buscar algunos que sean agradables, te gusten y te provoquen sensaciones positivas. El incienso y las velas son los recursos más habituales para lograr que el espacio tenga un buen aroma. ¿Te animas a apostar por el chill out en tu hogar?


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora