La decoración ecléctica es ideal para aquellas personas que no tienen un estilo preferido a la hora de decorar, sino que más bien se inclinan por utilizar elementos de diferentes estilos y épocas en un mismo ambiente sin que esto resulte en una decoración abrumadora.
Aunque pueda parecer una decoración redundante, el estilo ecléctico es la manera más fácil para conciliar diversas visiones en cuanto a la decoración del hogar. A pesar de mezclar elementos de diferentes tipos de decoración, se considera al estilo ecléctico como algo establecido. Esta tendencia nació de la mano de artistas y arquitectos que no se apegaban a ninguno de los estilos de decoración y construcción más conocidos y que creaban una visión propia de lo que ellos consideraban como estilo, pero que a la vez hacían uso de objetos representativos de diversas tendencias en la decoración y construcción.
Para lograr imprimirle un toque ecléctico al hogar se debe mezclar aquellos elementos preferidos por la persona sin que los mismos combinen por completo entre sí.
Aunque parezca que este estilo de decoración se basa en colocar diferentes objetos al azar, no es así, pues la mezcla está bien pensada dentro de un patrón específico que no se percibe a primera vista, pero que le da armonía al ambiente.
Mobiliario ecléctico
Los muebles suelen tener líneas simples y destacar por su tapicería, ya sea por el uso de colores contrastantes o estampados; los muebles de madera o de cuero son ideales para este estilo.
En el caso de otros muebles como estantes o mesas auxiliares, puedes darte el gusto de mezclar materiales. Utilizá como base el metal, el plástico y la madera y junta varios elementos con estos acabados en un mismo ambiente.
Texturas, tejidos y colores
Las cortinas, manteles, alfombras y otras telas que elijás para la decoración deben mezclar texturas y estampados. En este caso, el elemento de unidad es el color, pues aunque tengas objetos de distintas épocas y estilos, al elegir una paleta de colores unificada podrás combinarlos y verás que todo combina a la perfección. En las paredes, lo ideal es mantener una base de tonos neutros y acompañarlos con ciertos tonos de colores llamativos, como el plateado o el dorado. Esto le dará un toque particular sin llevar la atención específicamente a las paredes. Recordá que en este estilo los protagonistas son los objetos de otros estilos, y éstos son los que se deben destacar.

Principales características
* Sus elementos básicos son: la nostalgia de un pasado indeterminado (diferentes épocas), un afán coleccionista obsesivo de artículos de todo tipo y una premeditada reticencia ante la sobriedad excesiva.
* No existen normas pero son importantes las líneas temáticas.
* La inspiración puede surgir de una película, una exposición de obras de arte, un país exótico, etc. La diversidad de objetos escogidos siempre revelará algo sobre el propietario.
* Utiliza objetos antiguos elegidos con buen gusto y algo de audacia. Se pueden incorporar objetos exóticos, máquinas antiguas, colecciones de todo tipo, como si se tratara de un collage.
* Acabados falsos, que imitan otros materiales.
* Cortinas: todo está permitido.
* Mobiliario: se pueden usar muebles convencionales transformados en forma rápida y económica mediante pinturas lisas o aplicadas con técnicas especiales.
* Se adapta a todos los estilos arquitectónicos. Con mucha frecuencia lo adopta la gente joven, que no suele contar con mucho presupuesto. Se puede optar por un estilo muy moderno para un determinado lugar de la casa y adornar otro rincón con detalles rústicos muy económicos.
* Es el estilo ideal para los inconformistas, los individualistas y quienes disfrutan de combinar y mezclar ideas personales.
* Es un estilo abierto a los cambios.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora