Son jóvenes, destacados, con un alto potencial y un futuro prometedor. Ellos son Jorge Marcuzzi, de 23 años; Fernando José Leoni, de 23; y Álvaro Benavides, de 22. Estos alumnos de la Universidad Católica de Salta, en septiembre pasado, participaron del XVI Concurso Internacional de Semilleros. Fue en el marco del XXXVI Congreso Colombiano de Derecho Procesal realizado en Pereira, Colombia.
Lo que plantearon en su trabajo es la unificación de todos los criterios procesales que existen en Latinoamérica para potenciar el comercio electrónico. "Con esto se le daría mucha más seguridad al comercio electrónico para que se desarrolle en esta región", comentó Álvaro Benavides.
Pero su camino hacia Colombia no fue nada fácil. Este grupo de estudiantes tuvo que realizar de manera exprés un trabajo de investigación en menos de dos meses de preparación. "Primero teníamos que armar el trabajo y esperar la aprobación por parte de los organizadores", comentó Jorge Marcuzzi. Y además añadió: "Una vez que llegó la aprobación nos dieron dos meses para preparar nuestra defensa y profundizar más nuestro trabajo para después viajar".
El formato del concurso consistió en dos etapas. En la primera, Álvaro Benavides tuvo que disertar y realizó la defensa del trabajo ante jueces nacionales. Después, se dieron a conocer los finalistas y, para sorpresa de estos estudiantes, su trabajo resultó seleccionado.
En la segunda etapa la defensa de su trabajo fue ante jueces internacionales y fue ahí donde se terminó de elegir a los cinco primeros puestos. El trabajo de estos chicos salteños llegó a estar entre los 14 finalistas superando a universidades provenientes de numerosos países de Iberoamérica, como la Universidad Pontificia del Perú, la Universidad de Chile e incluso la Universidad de Salamanca (España), además de casas de altos estudios de Uruguay, Panamá y Guatemala.
"Si bien no quedamos entre los cinco primeros, fuimos los únicos estudiantes internacionales que llegamos a esa instancia, ya que los que llegaron a la fase final eran colombianos", expresó Fernando José Leoni.
Viajar a Colombia
Durante todo el tiempo, previo al viaje, estos estudiantes se dedicaron a profundizar la exposición para así poder preparar una mejor defensa. "Exponer en frente de los jurados fue un nivel de estrés bastante importante", comentó Álvaro Benavides.
Todos los concursantes que expusieron no podían contar con ningún tipo de ayuda. "Es oratoria pura. No podés tener ni un cuaderno, sos vos hablando con el público y haciendo la defensa", agregó Álvaro.
Los tres estudiantes destacaron la hospitalidad del país cafetero y resaltaron el nivel académico de los colombianos. Pero llegar a Colombia para realizar la disertación y defensa de su trabajo no fue nada fácil.
"Nos costó muchísimo el viaje porque nos lo tuvimos que pagar nosotros, así que buscamos la forma más barata de llegar", comentó Álvaro Benavides. Y añadió: "Nos fuimos desde Salta hasta Santa Cruz de la Sierra y después un vuelo a Lima y otro a Bogotá. Fue toda una travesía hasta que llegamos a Colombia".
"A nosotros nos gustaría que desde el espacio académico se empiece a apoyar este tipo de iniciativas para poder ayudar más a los alumnos", expresó Álvaro, uno de los chicos que viajó a Colombia.

Nivel óptimo de los alumnos
Álvaro Benavides también resaltó el potencial y el capital de los estudiantes salteños. "Todas esas universidades internacionales cuentan con un apoyo impresionante a nivel económico y de calidad académica, pero nosotros sin nada de eso pudimos superarlas", señaló el joven.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora