Para prevenir que el dengue, el chikungunya y el zika se extiendan sobre el territorio provincial, la clave es una tarea muy simple: tener los patios limpios.
Se debe evitar la acumulación de agua en recipientes, además de eliminar la chatarra, basura y cubiertas, que son ideales para la proliferación del vector aedes aegypti.
"En el manejo del ambiente, el patio de la casa es el problema. Ahí están los recipientes que son criaderos de mosquitos y en lo que seguimos insistiendo es en que los más potentes criaderos son los pozos negros, los pozos ciegos o sépticos", agregó Alberto Gentile, director de Epidemiología de la Provincia de Salta.
El especialista explicó que los pozos sépticos son el lugar donde la especie se refugia durante la etapa invernal, cuando no hay lluvia. "Una vez que las condiciones se dan en la superficie -como ahora que empieza el calor y la lluvia- el mosquito sale de ese refugio y coloca sus huevos en todo recipiente que encuentre con agua estancada", describió Gentile.
Así el pozo ciego se convierte en un enorme criadero. Sin embargo existen métodos que permiten evitar que esto ocurra. El sellado del pozo séptico es la clave para frenar la proliferación de los mosquitos. Hay que recordar que la ciudad de Salta y los municipios cercanos, cuentan con una gran cantidad de viviendas sin cloacas. Esta situación no es exclusiva de las zonas rurales, por lo que los consejos sobre cómo sellar estos receptáculos no están de más.
El sellado del pozo ciego evita que el mosquito aedes aegypti entre para desovar. El pozo ciego debe tener una cámara séptica previa, que es un digestor desde donde pasan los líquidos al pozo. Se deben sellar las tapas de las cámaras con barro y una porción de cemento para que, cuando se deba inspeccionar la cámara, la tapa no quede atascada. Lo mismo se debe hacer con la tapa del pozo ciego.
El respiradero, que es un caño por el que salen los gases, debe estar sano. Por precaución se le debe colocar una tela mosquitera. El sombrero también debe taparse con tela mosquitera.
Los microbasurales que se reproducen en la ciudad son otro factor que contribuye a la reproducción del vector.
"A través del trabajo de Ellas Hacen y de personas que nos hacen llegar información, se pudo verificar la existencia de un gran número de microbasurales en diferentes puntos de la ciudad. Esto debe ser abordado rápidamente por el municipio", destacó Alberto Gentile.
En cuanto al vertedero San Javier, Gentile dijo que no es necesaria su desinfección porque no está habitado, sin embargo sí se deben tomar medidas de precaución en los barrios cercanos. "Hay lugares donde se acumulan chatarras, sobre los que se tendrá que tomar medidas muy serias. Hay chatarrerías en la urbanización de la ciudad", explicó Gentile al señalar que estos espacios son propicios para la cría del aedes aegypti.

Ya se visitaron 14 mil viviendas del Valle de Lerma
Epidemiología resaltó que todavía falta visitar el doble de este número de hogares. Desde la Dirección de Epidemiología de la Provincia ya se visitaron 14 mil casas en el Valle de Lerma. Este trabajo se concretó con la colaboración de las mujeres del programa Ellas Hacen. Alberto Gentile estimó que todavía faltan visitar el doble de estos hogares. En esta cifra se cuentan las viviendas de los municipios de Vaqueros y San Lorenzo, donde un gran número de viviendas no está conectado al sistema de cloacas.
"Para antes de las fiestas la gente debe tener la seguridad de que su casa no es un criadero, que ningún pozo ciego está sin sellar y que los patios de las casas están ordenados, de manera tal de que el vector no cuente con espacios habitables", afirmó Gentile.
Sobre esta tarea, el especialista destacó que parece muy simple pero siguen encontrando casas con mucho desorden en el patio y personas que no tienen información sobre la amenaza que se cierne sobre todos. En cuanto al plan de contingencia, Epidemiología destacó que ya se cuenta con un aprovisionamiento de antifebriles y repelentes para embarazadas.
En cuanto al trabajo en los municipios de riesgo, el director de la entidad destacó que están confiados en las cifras que envían desde los municipios. "Estas campañas comenzaron hace tres años en Orán y Tartagal pero hay regiones en las que tienen problemas para verificar que los pozos estén realmente sellados", explicó el director de Epidemiología. Al respecto Gentile agregó que la próxima semana saldrán equipos de la entidad a verificar el campo y que la tarea esté realmente hecha para estar seguros que la población está protegida. El objetivo posterior es dedicarse a las localidades más frágiles.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora