El domingo un baqueano de Coronel Moldes encontró el cuerpo de una persona a más de 400 metros del dique Cabral Corral. El cadáver, del que prácticamente solo quedó el esqueleto según el fiscal penal Pablo Paz, de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, estaba en un pozo de unos 70 centímetros de profundidad tapado con piedras. Tras el hallazgo se realizaron los análisis a cargo del personal del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) para saber la identidad de la persona.
El personal del CIF estuvo más de tres horas realizando la autopsia del cuerpo, buscando extraer muestras que permitan un posterior cotejo genético. En tanto, investigadores de la División Homicidios libraron la búsqueda de personas desaparecidas en la zona del dique.
Según el fiscal, en el hallazgo se recogieron muestras de fauna cadavérica que permitirán realizar estudios de entomología para tener una información aproximada de la fecha del deceso. El funcionario indicó que la dentadura está completa, lo que permitirá extraer pruebas valiosas.
Según las prendas de vestir recogidas, todo parecería indicar que se trata de un varón, sin embargo habrá que esperar los resultados científicos. El fiscal señaló que el cuerpo tenía zapatillas color negro marca "Caterpillar" (CAT) número 41; medias tipo zoquetes azul con talón y puntera roja; un pantalón jean marca Stone con bolsillos superiores y a los costados y una remera marca O''Neill, talle L, de color clara y con la silueta de un hombre sobre una tabla de surf en la espalda.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora