Un grupo de especialistas inició una nueva campaña arqueológica para excavar los restos de la legendaria ciudad perdida de Esteco, que se encuentra bajo tierra cerca de la localidad de Río Piedras. Las tareas, esta vez, se concentran en la puesta al descubierto de lo que fue la iglesia mayor de la urbe, que resultó destruida por un terremoto en 1692.
"Este año vamos a tratar de excavar la parte interior de la iglesia, la nave central y quizás algún otro edificio contiguo", señaló Tomasini.
"Retomamos las tareas esta semana, con un grupo estable integrado por los metanenses Damián Coronel y Alicia Palacios y la familia Reynoso, de Río Piedras. En unos diez días se van a incorporar algunos estudiantes de Arqueología", dijo el investigador.
El año pasado, en la campaña anterior, hubo importantes avances. Los arqueólogos y estudiantes de Arqueología que están colaborando con la investigación de las ruinas se encontraban escavando al sudeste del fuerte, dentro del área céntrica de lo que fue la ciudad perdida de Esteco, cuando se produjeron unos hallazgos.
Precisamente fue cuando estaban realizando sondeos exploratorios del lugar en el que estaba la iglesia mayor, según el plano fundacional. Allí hallaron una pared de adobe a un metro de profundidad. Continuaron excavando en ese sector y avanzaron lenta y minuciosamente hacia el sur.
Hacia el sector este del muro se halló un importante derrumbe de tejas que podría haber sido una galería externa o haber formado parte de una de las aguas de un techo. Una vez extraídas las tejas, muchas de ellas decoradas, y excavando por debajo de ese derrumbe se encontró lo que podría ser un refuerzo de piedras grandes.
Alfredo Tomasini, arqueólogo: "Lo que buscamos aquí es en relación con el plano fundacional de la ciudad"
A partir de los hallazgos los especialistas fueron trabajando a ambos lados del muro, hasta lograr una pared continua de alrededor de 11 metros de largo, por 1,20 de ancho.
La iglesia parroquial
"Nosotros pensamos que este sector puede ser de la iglesia mayor o parroquial, con la que contó la ciudad. Lo que buscamos allí está basado en el plano fundacional de 1610", dijo Tomasini.
Según el investigador, la cobertura realizada en las excavaciones con palos y silos bolsas dieron muy buenos resultados.
"El sector fue protegido con estructuras que forman como carpas para que la lluvia no dañe las paredes de adobe, que son frágiles", señaló.
La legendaria urbe constituye uno de los grandes misterios del pasado colonial salteño. Estaba compuesta por 49 manzanas y fue fundada por el gobernador Alonso De Ribera.
Los investigadores se basan en el plano fundacional de 1610. Un fuerte se levantó en el mismo lugar que había ocupado la plaza, que estaba en el centro geográfico de la ciudad. Su hallazgo representó un avance significativo en el estudio del sitio.
"En las ciudades coloniales, según las ordenanzas en vigencia, que fueron promulgadas por Felipe II, el cabildo y la iglesia mayor debían necesariamente enfrentar a la plaza central", remarcó el licenciado en Ciencias Antropológicas, quien desde hace 17 años trabaja en la investigación del pasado colonial salteño.
La denominada oficialmente Nuestra Señora de Talavera de Madrid, conocida como Esteco, había sido construida en 1609 y fue destruida por un terremoto, ocurrido el 13 de septiembre de 1692, suceso que dio origen al culto del Señor y la Virgen del Milagro en Salta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora