Señores propietarios de perros, o dueños que pagan paseadores. Tengan más cuidado; sacan sus animales a orinar y hacer sus necesidades. Pero deberían llevar una bolsa para levantar el excremento de sus mascotas.
En las calles, en las plazas y en cualquier rincón de la ciudad, no se puede caminar, ya que hay que estar esquivando las suciedades de los animales, aunque ellos no tienen la culpa. La culpa es de los dueños, o de los mismo paseadores, que cobran dinero para sacarlos. El pasado día martes, esperaba el colectivo en la calle Deán Funes al 300 y al subir, me di con la grata sorpresa de que una niña se limpiaba un zapato, porque había pisado excremento de un perro, y el olor era inaguantable y el chofer, ni se inmutó.
Diego Baldecantos
Salta capital

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia