Hoy en la Sala IV del Tribunal de Juicio continuará desde las 12 la audiencia debate que se lleva a cabo en contra de Gustavo Herrera Leañes por el delito de homicidio doblemente calificado por la relación de pareja preexistente entre las partes y por mediar violencia de género, en perjuicio de Gabriela Romina Surita (21).
En la jornada de ayer se presentó a declarar como testigo el médico del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), Daniel Fernando Chirife, quien brindó detalles de la autopsia que le realizó al cuerpo de la víctima y exhibió algunas imágenes.
En la audiencia de ayer también prestó su testimonio la licenciada en Asistencia Social Miriám Noemí Clemente, quien se entrevisto con Gustavo Herrera tras el crimen de Surita y elaboró un informe sobre la situación del hecho y cuestiones vinculadas al imputado, la relación con Surita y su entorno. Además testificaron la licenciada en criminalística Elizabeth Geipel y el licenciado Héctor Barboza, ambos del efectivos del CIF.
Los dos últimos especialistas del CIF explicaron ante la jueza Norma Beatriz Vera, quien preside la audiencia unipersonal, las acciones que llevaron a cabo ni bien recibieron órdenes de presentarse en la escena del crimen aquel 1 de julio de 2015 en villa Lavalle. Su trabajo consistió en la planimetría del lugar, análisis de prendas de vestir, y un celular marca LG que encontraron en la campera del acusado, el aparato estaba sin la tapa de atrás, elemento que fue hallado en el fondo de la casa donde se cometió el crimen.

juicio Surita.jpg
La licenciada Clemente se presentó ayer en la Sala IV.
La licenciada Clemente se presentó ayer en la Sala IV.

¿Existe vínculo amoroso?
La licenciada Clemente comenzó precisando algunos indicadores del homicida confeso, Herrera Leañes. "No tuvo una autoridad firme en su niñez que lo condujera a no dejar sus estudios, su manejo autovalente y exceso de tiempo libre lo llevaron al consumo de estupefacientes a muy temprana edad, entre los 11 y 12 años, una etapa de pleno desarrollo de las personas", explicó la profesional.
Según contó la asistente social que en su vida Herrera "comienza cosas y no las puede terminar, le pasó con su rehabilitación, por ejemplo". Otra de las cuestiones que llevó a colación en la Sala IV del tercer piso del Poder Judicial fue la relación que mantuvo con su primera pareja, desde que tenía 12 años, "duró casi una década", sostuvo.
"Más que una pareja, buscaba afecto, según relató su expareja ellos tenían un buen vínculo, sin violencia. En una época en que él estuvo detenido, ella lo iba a visitar. En común tienen dos hijos". Con el paso del tiempo y con Herrera en la cárcel, la mujer se terminó por alejar.
Respecto a la relación que el criminal mantuvo con Gabriela Surita, la licenciada Clemente expresó que los unía "el consumo de estupefacientes, entre ambos se buscaban para consumir". Si bien, tras una consulta vecinal -ambiental- que la profesional realizó en villa Lavalle con los vecinos del lugar, "no manifiestan vínculo de pareja entre ellos, alguna vez lo vieron con la joven pero no como pareja", tras ser consultada por una de las abogadas querellantes, refirió que en más de una oportunidad "se los vio salir a pasear, incluso con los hijos de ella".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora