Familiares de víctimas contra impunidad también se concentraron en el Concejo Deliberante. Lo hicieron para reclamar que el cuerpo exija al Ejecutivo Municipal que haga cumplir las ordenanzas que regulan el funcionamiento de los boliches bailables.
Los familiares de Federico Andrés Guanuco, un joven de 24 años, asesinado a la salida del boliche Stadium, el 20 de septiembre pasado, denunció que el local carece de cámaras de seguridad, lo que impide que la policía pueda localizar a los autores del crimen. "Mi hermano tuvo un problema con un grupo dentro del boliche y lo sacaron por la puerta de atrás y cuando circulaba por la avenida Juventud, lo golpearon en la cabeza y le destrozaron la cara con un bloque", expresó Luis Guanuco. Dijo que hasta ahora hay un solo detenido, pero nada se sabe de sus cómplices. "El boliche no tiene cámaras adentro ni afuera, con el agravante de que cuando sacaron a mi hermano, dejaron salir también a los agresores y lo mataron", contó. "El boliche sigue funcionando sin cámaras y entonces, ¿para qué están las ordenanzas?, expresó. Beatriz Aparicio reclamó que los boliches tengan un servicio de ambulancia. "A mi hijo Maxi lo atacaron en la puerta del boliche Scombro el 11 de mayo de 2011 y murió desangrado porque la ambulancia nunca llegó", aseguró la mujer. Dijo que el joven de 22 años recibió un cuchillazo en la yugular y que fueron los amigos quienes lo trasladaron al hospital. "La médica que lo atendió me dijo que si llegaba a tiempo se salvaba. Pedimos que los concejales saquen una ordenanza para que en todos los boliches pongan un servicio médico para que otros chicos no se mueran como el mío". Un reclamo de igual tenor hizo la madre de Jorge Exequiel Alfonso, un joven de 19 años atropellado por un auto que se subió a la vereda a la salida de un salón de eventos en la calle 10 de octubre en diciembre de 2013. "La ambulancia demoró una eternidad para auxiliarlo", se que jó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora