Aunque es un lugar nuevo, adentro es irrespirable. El reclamo lo planteó un grupo de gestores que a diario deben ir al Registro del Automotor a realizar trámites que les ocupan toda la mañana, pero las altas temperaturas de los últimos días hacen prever un verano insostenible, tanto para los clientes como para los empleados.
Nieves Bugatti es una reconocida gestora del automotor de Orán y no dudó en comentar públicamente el tremendo momento que le tocó vivir la semana pasada, cuando después de un largo tiempo en la oficina de la Administración Nacional se descompensó por las altas temperaturas y la falta de ventilación en el lugar.
"Fui asistida por empleados y colegas, pero no dejó de ser un hecho traumático, situación que viven a diario los empleados que cumplen horario corrido", explicó Bugatti, quien no dejó de decir que es excelente la atención pese a las malas condiciones laborales.
El Registro está intervenido hace casi un año, pero la poca previsibilidad en cuanto a las condiciones complica a los empleados y clientes.
Fue en junio de este año cuando se inauguró en la calle Belgrano 980 la nueva oficina de la Dirección Nacional del Registro Automotor, que funciona dentro de un enorme galpón con techo de chapa recubierto de durlock. "Es muy lindo a la vista, pero sin ventanas ni aire acondicionado. Cuando se habilitó era invierno y fue más llevadera la espera, pero ahora es imposible. Todos los que estamos obligados a concurrir no nos queremos imaginar lo que debe ser trabajar a diario dentro de ese predio cerrado, con solo una puerta de vidrio de dos hojas. Imaginen lo que sucede cuando por razones de seguridad a las 12.30 cierran la puerta", remarcó la gestora.

Alta concurrencia
Por día ingresan aproximadamente 60 personas para realizar trámites inherentes a la documentación, compra y venta vehicular, donde por el tipo de papeleo están obligados a pasar gran parte de la mañana en el local. Los trámites del automotor son engorrosos y exigen una enorme cantidad de requisitos.
Sobre todo las personas mayores y las embarazadas piden a gritos la instalación de aire acondicionado, teniendo en cuenta que en la ciudad norteña las altas temperaturas superan mayormente los 40 grados. Instalar equipos en la zona no es un lujo, sino imprescindibles por cuestiones de salud. Los gestores dejaron en claro que están totalmente conformes con la atención que brinda el personal del Registro y que los tramites salen de acuerdo a los plazos que corresponden, por lo que la queja no es contra la delegación de Orán sino hacia quienes tienen la potestad de brindar un lugar acondicionado para la gran cantidad de gente que concurre.
"Hicimos la denuncia por correo electrónico y en el libro de quejas, pero aún no recibimos respuestas; es inhumano para los clientes y trabajadores", reiteraron los pacientes gestores.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora