Gabriela Zapata, la detenida gerenta comercial de la empresa china CAMC y expareja del presidente boliviano Evo Morales pasó la noche detenida en una celda policial y comparecerá hoy ante un juez cautelar dentro de una investigación por supuesta legitimación de ganancias ilícitas, tras permanecer más de 13 horas en una oficina de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc).
Hasta ahora Zapata decidió acogerse a su derecho al silencio y finalmente fue trasladada anoche a una celda policial por una decisión del fiscal Edwin Blanco, informaron medios locales.
La mujer fue arrestada este viernes, a solicitud de la ministra de Transparencia y Lucha contra la Corrupción, Lenny Valdivia, informó el Ministerio de Gobierno (Interior) en un comunicado.
La oficina de Valdivia inició una investigación a Zapata por los supuestos delitos de "legitimación de ganancias ilícitas y enriquecimiento ilícito de particulares con afectación al Estado" y pidió al Ministerio de Gobierno que asumiera las "acciones que fueran necesarias" para garantizar su presencia en "territorio nacional".
Ayer el ministro de Gobierno, Carlos Romero, explicó que la empresaria fue detenida para evitar riesgos de fuga.

Historia del caso

Zapata fue pareja del presidente Morales entre 2005 y 2007 y de la relación nació un niño que falleció poco después, según reveló recientemente el propio mandatario.
La empresa china CAMC en la que trabaja la detenida en los últimos años firmó contratos con el Estado por valor de 566 millones de dólares
La relación de Gabriela Zapata con Morales y los contratos que suscribió CAMC con el Estado derivaron en una denuncia del periodista Carlos Valverde -sindicado como exagente de inteligencia de gobiernos neoliberales- sobre un supuesto tráfico de influencias.
Esa acusación fue negada tanto por el mandatario como por Zapata, pero tuvo influencia en la ajustada derrota del presidente en el referendo que planteaba una reforma constitucional para habilitarlo a presentarse para un cuarto período consecutivo.
Las contrataciones estatales con la firma china están siendo investigadas por la Contraloría General del Estado y por una comisión del Parlamento, a petición de Morales, quien consideró la difusión de esa denuncia en las redes sociales durante la campaña como "guerra sucia".
De este modo, una comisión multipartidaria fue conformada el 16 de febrero en el Legislativo para investigar en un plazo de 90 días los contratos que realizó la firma china con el Estado.
El gobierno inició un proceso penal por daños y perjuicios contra la firma china de la que es funcionaria Zapata, luego que rescindiera, por incumplimiento del contrato, la construcción de un tramo ferroviario Montero-Bulo Bulo.
La mujer es funcionara de la empresa que también fue sancionada con la ejecución de boletas de garantía por 22,8 millones de dólares y el veto para volver a participar en licitaciones durante los próximos tres años, debido a ese incumplimiento de contrato.
Las autoridades han acusado al gobierno de Estados Unidos de estar detrás de las denuncias para mermar la credibilidad de Morales y han asegurado que la resolución del contrato con CAMC y su exclusión de futuras licitaciones prueban que el Ejecutivo no está implicado en tráfico de influencias.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


enrique alcala
enrique alcala · Hace 9 meses

No tiene cara de ruleman. Seguramente aquí le daremos asilo no pagara ningún impuesto, cobrara toda clase de planes sociales, tendrá salud gratis y ocupara como ñoqui algún cargo político.

Alvaro O
Alvaro O · Hace 9 meses

¿Traficar influencias es un delito? ¿Entonces cómo este diario sigue aquí, tan campante y tal? Qué risa


Se está leyendo ahora