En tiempos en que las herramientas tecnológicas más avanzadas y de uso gratuito, como Google Earth y Streetview, posibilitan mirar todo, acercarnos, alejarnos y hasta simular caminar por casi todas las ciudades del mundo, nos asalta una simple conclusión sintetizada en un decir popular: "Ya está todo inventado".
Necesitamos pensar, analizar, comparar modelos y por supuesto proyectar un futuro mejor. Sin embargo, se viene haciendo todo lo contrario, y una de las consecuencias de ello es la gran cantidad de muertes por siniestros viales que hubo en Salta en 2015.
Proyectamos un futuro peor, o mejor dicho, no proyectamos nada. Vamos a la deriva, parchando la coyuntura. Se subestima la planificación urbana y territorial sin tomar en cuenta que es fundamental para nuestras vidas, porque condiciona el desarrollo de todas las actividades humanas y representa el destino de los mayores gastos económicos del Estado.
Pretendemos resolver el problema del tránsito en el centro de la ciudad sin tener en cuenta el contexto urbano en su conjunto. Tanto los gobiernos como los inversores privados siguen expandiendo la trama urbana hasta lotear el último terreno verde del ejido salteño, expandiendo las posibilidades de la ciudad hasta incluso el último terreno yermo que quede en el Valle de Lerma. Así, surgen barrios de baja densidad extremadamente lejos del centro (El Huaico, Los Pinares o La Aguada), que obligan a sus habitantes a recurrir al uso intensivo de vehículos para cubrir las grandes distancias.
“Los ciudadanos necesitamos prescindir del vehículo y reemplazarlo por medios menos nocivos, como la bici”.
Son nuevas urbanizaciones pero requieren de altísimos recursos para ser dotadas de infraestructura (gas, agua, cloacas, electricidad, calles y transporte público). A ello se suman los costos de los ciudadanos, que se ven impedidos a comprarse un vehículo, pagar combustible, hacer mantenimientos a su automotor, etcétera. Todos esos recursos y gastos bien podrían destinarse a otros fines.
Como consecuencia de este proceso, los fondos estatales son insuficientes para costear el mantenimiento de las calles ya existentes, que se deterioran tanto por su uso intensivo como por los grandes caudales de agua de lluvia que no se desagotan por falta de imbornales y desages pluviales. Se convierte a la ciudad en un "continius urbano heterogéneo" de viviendas en su mayoría de planta baja, con una imagen edilicia que va decayendo desde el macrocentro hacia la periferia. Retirándose del macrocentro, se visualizan viviendas inconclusas y precarias que contrastan con torres de diez pisos, las que los planificadores municipales intentan hacer pasar como el germen de la futura Manhattan.
La planificación más elemental que se vislumbra en casi todas las ciudades europeas indica que una ciudad más compacta y consolidada, con densidades medias, de austeras viviendas agrupadas en bloques o tiras de tres, cuatro o cinco pisos de perfil homogéneo, evitaría la extensión sin fin de la mancha urbana. Esta forma de planificación daría la posibilidad a los ciudadanos de prescindir del vehículo y reemplazarlo por medios menos nocivos como la bicicleta, con su consecuente ahorro de combustible y reducción del deterioro de las calles.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


DANIEL BATALLANOS
DANIEL BATALLANOS · Hace 5 meses

Hay un punto, no económico, que cambiaría nuestra calidad de vida : modificar los horarios comerciales, laborales, etc... por ejemplo de 9 a 17 horas ( se pueden contemplar horarios no sincronizados) con este solo cambio: se disminuiría, considerablemente, el movimiento automotor, se mejoraría la calidad de vida de los empleados, se disminuiría el riesgo de accidentes, menos roturas de calles, menor embotellamiento, etc., etc, etc.

Sara Figueroa
Sara Figueroa · Hace 5 meses

Espero se publiquen los articulos y no solo los convenientes

Sara Figueroa
Sara Figueroa · Hace 5 meses

Toda ciudad termina siendo compacta en su centro funcacional por antiguedad, pero bien planificada cuenta con espacios verdes, autopistas, centros de distribucion vehicular, hoy tambien bicisendas dtc. SI AQUI NO LAS TENEMOS ES POR FALTA DE FUNCIONARIOS TECNICOS IDONEOS Y POLITICOS VISIONARIOS QUE PRIORIZEN LAS NECESIDADES CIUDADANAS AL DESPILFARRO POLITICO O LOLITIQUERIA BARATA

Sara Figueroa
Sara Figueroa · Hace 5 meses

LO QUE EL ESTADO DEBE PLANIFICAR CONVISION DE FUTURO ES JUSTAMENTE LA BUEN CIRCULACION EN UNA CIUDAD EN CRECIMIENTO. NADA TIENE Q VER QUE ALGUIEN DECIDA VIVIR EN EL CENTRO EN LAS AFUERAS O EN EL CAMPO,,,,,,ESO ES UNA DECISION PRIVADA NO PUBLICA Y MENOS ESTATAL!!!!!

Sara Figueroa
Sara Figueroa · Hace 5 meses

LOS fondos del estado( O SE LOS CIUDADANOS)) son insuficientes porque los dilapidaron Los POLITICOS en sus campañas. 4 el año ultimo!!! Vergonzoso Ad


Se está leyendo ahora