Un grupo de extrabajadores de YPF que desde hace años impulsan un proyecto para explotar unos 200 pozos someros que se ubican en los alrededores de la localidad de Campamento Vespucio, tuvieron después de más de 20 años la posibilidad de dar a conocer a la más alta autoridad del país esa iniciativa.
El presidente Mauricio Macri visitó la zona el pasado 13 de abril, para entregar certificados a los primeros egresados de Enfermería de la UNSa en Santa Victoria Este.
Ese día, el mandatario aterrizó en General Mosconi y el grupo de exypefianos le acercó una nota y el proyecto que, según aseguran, puede contener laboralmente a cientos de desocupados y producir gas y petróleo para el autoconsumo en la zona a precios más que razonables y la visita del Presidente les abrió la esperanza.

Recibieron respuesta

A comienzos de esta semana recibieron la respuesta por parte de la directora de Documentación presidencial, María Soledad Funes Rodríguez Vidal. El proyecto, según se les informó, ya está en la Secretaría de Energía de la Nación para que sea analizado por los técnicos de ese organismo.
Al respecto, Mario Reartes, referente de los extrabajadores de YPF, explicó que "esto surgió no como una idea alocada e improvisada, sino que es un proyecto de quienes hemos trabajado en esta actividad, que conocemos esta industria y venimos soportando la situación social que vive el norte desde hace más de 20 años. Grande ha sido la satisfacción cuando nos respondieron que el proyecto pasaría a la Secretaría de Energía para ser analizado. De ser oportuno, no tendremos ningún problema en viajar a Buenos Aires para dar más precisiones sobre esta iniciativa", explicó el referente norteño.

Unos 200 pozos someros

Los pozos someros, es decir de baja producción, están ubicados en los alrededores de Campamento Vespucio. Serían alrededor de 200 y con una intervención de muy pocos recursos, comparados con los emprendimientos millonarios que se invierten en esta industria, podrían mejorar notablemente su producción. Pertenecen a los antiguos yacimientos de Vespucio, Lomitas y Tranquitas y según la mirada de los extrabajadores estarían en óptimas condiciones de producir gas y petróleo condensado, en cantidades suficientes para abastecer las poblaciones del norte provincial y, lo que es más importante, contener laboralmente a decenas de desocupados de las localidades de Vespucio, Mosconi o Tartagal.
Los yacimientos mencionados se encuentran ubicados en los alrededores de Campamento Vespucio, 6 kilómetros al oeste de Mosconi, y el potencial de estos antiguos yacimientos operados por la exestatal YPF en las primeras décadas del siglo XX, según aseguran conocedores de las áreas, justificarían inversiones que, sin ser tan elevadas, alcanzarían para ponerlos en producción. La zona cuenta con equipos de work over (reparación y mantenimiento de pozos) y personal capacitado y, dada la característica de los pozos, no se requieren de grandes equipos.
“Crecen nuestras expectativas porque por primera vez nos escucha un Gobierno nacional. La iniciativa de reactivación de pozos está en Energía para estudiar la factibilidad y avanzar” Mario Reartes, extrabajador de YPF
Estos tres yacimientos, a los que pertenecieron pozos como el Vespucio 1 y 2, están a pocos metros de las viviendas del vistoso campamento. Después de la privatización de YPF, entre los años 1991 y 1992, el área fue concesionada a la petrolera Tecpetrol. Pero la compañía no ha realizado intentos de reactivar estas áreas probablemente porque lo que pueda producir no es de interés de estas grandes multinacionales, que vuelcan sus esfuerzos y sus inversiones en proyectos que se caracterizan por pozos profundos,como Icla, Santa Rosa y Guamampampa, ubicadas a más de 5.000 metros de profundidad y con inversiones en cada perforación que superan los 70 millones de dólares.
La prueba del potencial de estos pozos lo dio Tranquitas 126 que, como está ubicado prácticamente en el patio de una de las viviendas de ese asentamiento vecino a Vespucio, el propietario y extrabajador de YPF hizo una conexión desde el pozo hacia su casa, de modo que durante años estuvo aprovisionado de gas.

Recopilación de datos

La selección de datos, ubicación y potencial productiva de cada pozo la realizó Raúl Palomino, un técnico minero ya fallecido que prestó servicios por más de 30 años en YPF. Para el especialista, el yacimiento con mayor potencial era Tranquitas, perforado alrededor del año 1930 y donde se ubican los 200 pozos someros.
En los años en que el gobierno kirchnerista había tejido lazos fuertes con Venezuela, técnicos de PDVSA (la estatal petrolera de ese país) se comunicaron en varias oportunidades con Raúl Palomino y mostraron algún interés, pero todo quedó en la nada.
Hoy, los exypefianos ven con entusiasmo que "por lo menos nos escuchen, ya que antes no sucedió. Después y si hay interés en los funcionarios de Energía, analizarán la factibilidad, pero nosotros, conocedores de la zona, de las condiciones geológicas y productivas de esos pozos, creemos que es posible que un gran proyecto se desarrolle en el norte", concluyó Mario Reartes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia