Un joven de 28 años relacionado al caso de la desaparición de Marianela Gracionis perdió la vida esta mañana en extrañas circunstancias en un drástico episodio en la zona fronteriza.
Juan Arraya se desempeñaba desde hace poco tiempo como casero en una vivienda del paraje Caraparí. El muchacho había subido al mismo colectivo que Marianela y su prima, el lunes 18, alrededor de las 23, para ir de Salvador Mazza hacia Caraparí
Luego descendieron del ómnibus en Caraparí. Arraya se bajó delante de Marianela. Caminó unos metros antes que ella. La prima de la joven se quedó en su casa, pero Marianela siguió el camino.
Una carta
Hoy, antes de las 9, Arraya cruzó hacia Bolivia, compró una soga en Pocitos y volvió al puente internacional ferroviario. Casi a la mitad del puente, del sector boliviano, el muchacho se apostó y hacía ademanes como si fuera a arrojarse. Efectivos de la Policía de Bolivia y también de Argentina le gritaban que no lo hiciera. El joven tenía la soga en el cuello. Escribió algo en un papel y tomó la drástica decisión de arrojarse cuando los policías se acercaron a el. Su cuerpo está en la localidad de Pocitos (Bolivia). El fiscal penal Armando Cazón está viajando hacia el lugar para disponer una serie de medidas investigativas.
Días que pasan sin Marianela
Pasan los días y Marianela Gracionis no aparece. La Policía y la Fiscalía Penal de Profesor Salvador Mazza encontraron varios objetos suyos en los últimos días en las cercanías del paraje Caraparí, pero la investigación no termina de cerrarse sobre un único camino.
En su familia y en el pueblo, la preocupación crece con los días, mientras que los rastrillajes de los caminos internos y zonas cercanas continúan.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora