Ezequiel Vedoya es un joven productor que esta semana se puso al frente de la entidad agropecuaria Prograno. Asume en un nuevo contexto político, pero con reclamos históricos del sector que siguen sin resolverse.
El anterior gobierno tuvo políticas cuestionadas por el sector productivo. Usted asume a meses de un cambio ¿qué expectativas hay?
Estamos en un contexto político nacional distinto, también en el ámbito provincial. Esperamos conseguir más cosas de que las que se tuvo en doce años de kirchnerismo. Esta nueva comisión directiva (de Prograno) tiene muchos desafíos por delante, que no son muy distintos a los anteriores, aunque con otra perspectiva y otro ánimo. Con este cambio de gobierno uno siente que hay consenso y una permanente búsqueda de diálogo con todas las partes. Tenemos que saber aprovechar estas oportunidades y lograr el desarrollo para Salta.
¿Una de las expectativas en el sector productivo surge de posibles modificaciones al ordenamiento territorial de bosques?
Es una de las líneas más importantes de Prograno, lo veníamos planteando desde que salió la ley de Presupuestos Mínimos. Yo diría que hoy Salta no tiene un ordenamiento territorial vigente porque está vencido. Tenemos que ver cómo se avanza en ese sentido, si se renueva el que estaba o se trabaja en uno nuevo. Hay que analizar que distintas regiones han sido relegadas por el ordenamiento territorial, se ha frenado su desarrollo y su crecimiento. Sinceramente, con este ordenamiento no se han cuidado los bosques que se debían cuidar y se afectaron zonas productivas y con potencial ganadero.
¿Qué cambios en el ordenamiento territorial requiere la producción?
Salta tiene un potencial muy grande para convertirse en un polo ganadero. En cuanto a cambios, básicamente tenemos que definir bien a qué llamamos medio ambiente y cómo vamos a cuidar los bosques nativos de los que tanto se llenan la boca algunos y no los conocen. Tenemos dos millones de hectáreas aproximadamente que son bosques nativos, que nunca van a ponerse en producción por un perfil del suelo. Después tenemos zonas muy amplias hacia el Este de la provincia, que tranquilamente se puede poner a disposición de la producción ganadera. Esto traerá crecimiento para la gente de esa zona, con caminos, infraestructura, luz eléctrica, agua potable. Uno imagina un desarrollo prácticamente soñado. Me parece que tenemos tiempo para plantearlo y empezar a analizarlo, pero hay que hacerlo de una vez por todas.
¿Qué impacto tuvo la reducción de las retenciones a la soja y la eliminación en otros productos?
Fue muy importante la eliminación de retenciones para el maíz y el trigo, pero los cinco puntos de reducción de la soja no movieron la aguja. Antes de que se hiciera esto, nosotros tuvimos una reunión en Orán, cuando Macri era candidato a presidente. Le hicimos saber que iba a ser una buena medida, pero ahora hay que ver si tienen la posibilidad de hacer alguna diferenciación para el norte, ya sea a través de una compensación del flete o quita de retenciones escalonadas a distancia. Si se sigue con una reducción progresiva de cinco puntos por año, la producción así no es viable.
Fue un duro golpe la suba del gasoil...
Fue terrible. Soy sincero, no esperaba nadie esa suba y en semejante volumen.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Loyola Luna
Loyola Luna · Hace 5 meses

No muchachos! basta de quejas y reclamos!. Ustedes le hicieron la vida imposible a la presidenta Cristina en el gobierno anterior y ahora que Macri les da todo servido en bandeja siguen protestando. Ahora ustedes no tienen derecho a reclamar nada, todo lo contrario, tiene la OBLIGACIÓN y la responsabilidad de trabajar mucho más y de producir el doble dándole VALOR AGREGADO a la producción, para generar fuentes de trabajo, mucho más de las que se generan con la simple producción de granos. Basta de llorar, bastante de resongar!, arreglenselas con lo que puedan y si el trabajo de campo no les resulta rentable, dediquense a otra cosa.

Ruben Barraza
Ruben Barraza · Hace 5 meses

¡¡Que asi sea. Amèn.!!


Se está leyendo ahora