¿Cómo se puede saber si un niño se está desarrollando normalmente?
Los signos más seguros de que un niño se está desarrollando normalmente son los ojos atentos, el juego vocal, la curiosidad acerca del medio que lo rodea.

¿Qué importancia tiene la estimulación del lenguaje oral en las primeras etapas del niño?
El principal factor determinante del desarrollo social, emocional y lingístico del niño es el contacto positivo con los padres o cuidadores, las experiencias durante los tres primeros años son fundamentales en el desarrollo del lenguaje.
La comunicación con el bebé está presente desde el vientre materno. Ya con el nacimiento la interacción con el medio lo ayuda a conocer y a imitar lo que hacen los adultos. Por eso el juego es fundamental desde las primeras etapas, ya que mediante este, descubren, tocan, tiran, llevan a la boca, etc...
¿Cómo pueden ayudar los padres a este desarrollo?
Cuando hable con el niño procure sentarse de frente, de forma que él pueda ver su boca, sus ojos, su rostro.
Motive al niño para que se interese por la comunicación a través del juego, canciones, etc...
Sea un buen modelo de lenguaje, hable claro, por ejemplo si el niño señala un auto y dice "tutu, usted puede reforzar diciendo "muy bien, auto".
Empezar con palabras cortas (por ejemplo nombres, juguetes, verbos) fáciles de decir referidas a objetos o situaciones cotidianas, como ser "dame la pelota", "mira el auto", "viene mamá" y así.
También es importante ampliar las oraciones telegráficas que su hijo le dice agregándole las palabras que faltan. Si el niño dice "auto-papa", contestarle, "­muy bien! el auto de papá". Esto va a ir perfeccionando su lenguaje.
En definitiva, darle oportunidades para que se exprese por sí mismo, evitando hablar por él, por ejemplo cuando alguien le pregunta como se llama, dejar que el pequeño responda, en vez de hacerlo por él.
Leerle cuentos en voz alta ayuda mucho, que mire los dibujos, que se refiera a ellos y que el adulto le muestre interés por lo que está haciendo.
Los padres deben crear las situaciones de comunicación. Por ejemplo, cuando se baña o se viste preguntarle: ¿Dónde está el pié?, ¿dónde pongo la media?
No olvidar que hay que respetar los turnos de diálogo cuando se habla con el niño, para que él también aprenda a escuchar al otro y respetar su espacio.
Tener siempre en mente que los padres son la guía y el estímulo principal de sus hijos.
.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora