*

Facundo dijo que sí
Facundo Gálvez es argentino, tiene 19 años y vive en Ingeniero Gálvez, Rosario. Hace un tiempo, me contó que ya no tenía motivaciones ni ganas de estudiar y, por eso, decidió dejar el colegio.
Facundo había bajado los brazos, y no es el único.
En nuestro país, casi 1,2 millones de jóvenes argentinos no estudia, trabaja ni busca empleo y 3 de cada 4 son mujeres, según el estudio "Empleo Joven e Informalidad en laArgentina", de la Fundación CIPPEC y Adecco.
Estos números nos preocupan, nos causan enojo, indignación. Buscamos culpas, muchas veces sin frenar a preguntarnos a quiénes representan, pasando por alto que atrás de cada número hay una historia.
Propongo que cambiemos el foco y nos preguntemos qué vamos a hacer por los pibes como Facundo que no estudian ni trabajan. ¿Cómo vamos a revertir la situación de los nuevos "Ni, Ni, Ni" (ni estudia, ni trabaja, ni busca empleo)? La respuesta se sintetiza en una sola palabra: hacer. Y para eso, el primer paso es escuchar.
Necesitamos ejecutar políticas públicas que se adapten a las necesidades de cada uno de estos jóvenes. Hablamos de chicos y chicas provenientes de distintos barrios, con gustos, intereses, necesidades, responsabilidades y metas de vida distintas. Por eso el desafío es aún mayor: el "hacer" debe incluir a todos los jóvenes que sea posible mientras, a la vez, tenemos en cuenta su individualidad. En este primer año de gestión pusimos manos a la obra y empezamos: estamos construyendo "Casas del Futuro" por todo el país, en donde jóvenes de distintos rincones de la Argentina van a capacitarse en oficios tradicionales y digitales para tener las herramientas necesarias a la hora de insertarse en el mercado laboral. Además, los chicos pueden formar parte de talleres dearte, baile y deportes para encontrar nuevas vías de expresión y desarrollar su potencial. El objetivo más importante que tienen las Casas es brindarles una formación integral para que cada chico desarrolle sus habilidades socio-emocionales, encuentre su vocación y pueda elegir el camino para construir su futuro. Entendimos, también, la importancia de la identidad de cada barrio, de no imponer sino acompañar y crecer juntos. Por eso, fortalecimos y acompañamos alrededor de 400 organizaciones de la sociedad civil como escuelas, comedores y sociedades de fomento. Con el programa "Pasión por Nuestro Futuro" ponemos en valor los clubes deportivos, dándoles herramientas y materiales para que crezcan cada día más. También acompañamos a las murgas, una vía de expresión genuina, sana y divertida que transmite valores como el compañerismo, la solidaridad, el compromiso y que ayuda a los chicos a no caer en lasadiccionesy encaminar su proyecto de vida. Es hora de mirar los números entendiendo quién está detrás de cada uno de ellos. Es momento de hacer para mejorar el presente de los chicos y encaminar su futuro.
Es hora de encontrarnos con historias como las de Facundo quien, después de encontrar alternativas y soluciones concretas, decidió retomar sus estudios para terminar el secundario. Facundo eligió decir sí al estudio, al trabajo y a la búsqueda laboral. Decidió apostar por su futuro a pesar de las trabas que puedan surgir en el camino. Entendió que puede y merece ser quién quiera ser.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...