El abandono del ferrocarril quedó en evidencia el miércoles por la tarde, cuando los rieles se abrieron unos cuatro metros provocando el descarrilamiento de una formación de carga que se dirigía de Metán a Joaquín V. González.
El siniestro se produjo en el ramal C-12, cinco kilómetros al norte de San José de Metán. El tren no llevaba carga y el conductor de la locomotora, que arrastraba 24 vagones, según se informó, resultó ileso.
La formación circulaba de oeste a este, por una recta, cuando se produjo el descarrilamiento y el vuelco de ocho vagones. Un noveno quedó semivolcado y pudo ser puesto nuevamente sobre las deterioradas vías en la tarde de ayer.
El Tribuno recorrió la escena del siniestro y era impactante la imagen de los vagones volcados. Los expertos del ferrocarril comenzaban a realizar peritajes para determinar si hubo fallas en las vías o problemas con algún vagón. Las vías se abrieron y los durmientes de madera de quebracho se veían destrozados y esparcidos por el lugar. Los ocho vagones terminaron volcados hacia el norte de las vías y a la mayoría se les desprendieron las ruedas. Según pudo saberse, el conductor de la locomotora continuó su recorrido con cinco de los 24 vagones. Personal de la estación de Metán trabajó durante toda la jornada de ayer para retirar los coches que quedaron sobre los rieles y empezar a reemplazar los durmientes. Sacar los vagones volcados, las pesadas ruedas y otras estructuras esparcidas en el sector demandará una ardua tarea. El tránsito de trenes quedó interrumpido y, si todo marcha bien, podría ser restablecido mañana. Recién cerca del mediodía de ayer, luego de tomar conocimiento del accidente, se hicieron presentes en el lugar personal de la Unidad Regional 3 de la Policía de la Provincia, peritos de criminalística y funcionarios de Defensa Civil y de Protección Civil de la Municipalidad de San José de Metán. Según pudo saberse extraoficialmente, como no había personas heridas y solo se produjeron daños materiales, las autoridades ferroviarias de Metán no dieron conocimiento a la Policía y se limitaron a informar a sus superiores zonales y nacionales, para que tomaran intervención.

La trágica noche del 1975, en Esteco

Muy cerca del lugar, el 5 de julio de 1975 ocurrió el accidente ferroviario más grave de la historia en la zona, cuando chocaron dos trenes que llevaban petróleo desde Caimancito hacia Barranqueras. La tragedia, aunque dolorosa, documenta una época en la que el NOA tenía ferrocarriles y producción petrolera.
La estación Esteco fue destruida debido al impacto, que algunos memoriosos recuerdan por la terrible explosión que se produjo y cuyas llamaradas se podían ver desde Metán.
En la medianoche de ese domingo, estaba estacionado en Esteco, entre Metán y El Galpón, un convoy con dos máquinas diésel eléctricas y 36 vagones. Otra formación con 38 cisternas se acercaba a la bifurcación de la vía, muy cerca del puente del río Conchas. Allí se desprendieron 35 vagones, que comenzaron a tomar velocidad debido a la pendiente de 175 metros. El aviso telefónico llegó tarde a Esteco.
La tragedia se cobró las vidas de varios ferroviarios y algunos pescadores que viajaban en el furgón de cola.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 2 meses

Entre otros, MENEM LO HIZO.

- Nonnoc
- Nonnoc · Hace 2 meses

No fallaron las vías. Fallaron los irresponsables de cuidar las vías!!!


Se está leyendo ahora