En la tarde del lunes Alicio Campo (46) se presentó en la Comisaría 42 de Tartagal a denunciar a la fiscal penal de Embarcación, al jefe de la Brigada de Investigaciones con jurisdicción en la localidad de Coronel Juan Solá (Morillo) y a uniformados de la Policía de la Provincia que revistan en la comisaría de dicho municipio por amenazas y presión sobre su persona y la de su hijo.
El denunciante dijo que nada sabe acerca de la muerte de Claudia Marisol Campo, una niña de 13 años hallada sin vida diez días después de su desaparición, en un camino vecinal de la localidad de Rivadavia Banda Norte, con el cráneo destrozado en un supuesto intento de ataque sexual, que nunca fue probado y que por ese cargo se encuentra un familiar de la niña detenido.
Alicio Campo aseguró que ni él ni su hijo saben acerca de las causales de la muerte de Claudia Marisol, como así también dijeron que no saben qué declararon en su momento en la Fiscalía de Embarcación, donde fueron supuestamente amenazados por policías y la propia funcionaria judicial para que "digan que así eran las cosas", todo bajo amenaza y presión.
En el mismo escrito dejó asentado que al final de su declaración no sabe qué escribieron en ella porque no le dejaron leer lo que habían supuestamente declarado.
Atento a la denuncia, El Tribuno consultó con un periodista de la localidad de Morillo, quien aseguró que el crimen de Marisol Campo, como la muerte "súbita" de Pablo Moreno -otro vecino de esa localidad- en una comisaría de Tartagal, para todo el pueblo fueron dos hechos "acomodados".
El caso
El 18 de marzo Claudia Marisol Campo fue asesinada a golpes en la cabeza cuando volvía a Coronel Solá por un camino vecinal. Fue hallada el 23 de marzo, el mismo día que tomaba estado público la muerte de Pablo Moreno. Por ese hecho un hombre de 45 años fue detenido en los primeros días de junio por una comisión de la Brigada de Investigaciones de Tartagal, que puso fin a más de dos meses de investigaciones para dar con el autor del brutal crimen ocurrido en esa localidad salteña.
El sujeto fue acusado por supuestos testimonios de pobladores y fue detenido en el paraje puesto El Refugio
Desde Morillo, la madre de la infortunada estudiante, Evangelina Campo, le dijo a El Tribuno en aquella oportunidad que se hallaba desconcertada por la noticia, ya que el presunto autor es un hombre vastamente conocido por la familia de la víctima. En su relato telefónico dijo: "No entiendo por qué recién me entero, después de que el supuesto asesino de mi hija ya declaró en Tartagal".

Caso cerrado comenzó a hacer agua

Con la detención de Damaceno Gómez realizada por efectivos de la Brigada de Investigaciones 4 el caso quedó casi cerrado.
Claudia Marisol fue encontrada en un camino vecinal de una finca distante a 8 kilómetros de Morillo.
Una familiar de Claudia había manifestado públicamente en una FM que "en estos caminos donde se ve tráfico de drogas a toda hora fue hallada sin vida mi sobrina Claudia Marisol Campo, una humilde campesina que cursaba sus estudios en el colegio de la localidad de Coronel Juan Solá (Morillo)".
Para los morilleños, hay una relación entre la desaparición de la chica y la muerte en una comisaría de Tartagal de un militante social. Los propios familiares se enteraron de la causa del deceso de la estudiante poco después de las 22 del día 23, cuando los forenses realizaron la autopsia del cuerpo. Fuentes de la localidad manifestaron que la pequeña estudiante fue ultimada de un certero golpe en la cabeza y que no había sido abusada sexualmente, como se dejó entrever después.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora