Debido a las intensas lluvias y a la falta de mantenimiento de rutas provinciales en el Valle de Lerma, diez familias quedaron aisladas en las últimas horas en la zona denominada Camino a los Vallistos en la jurisdicción de La Merced, al oeste del pueblo.
El camino es vital para la comunicación entre parajes rurales de los departamentos Cerrillos y Rosario de Lerma, y se cortó por los enormes socavones producidos en diferentes sectores por el agua proveniente de la cuenca del río Toro.
Las familias debieron ser asistidas por la Municipalidad por caminos internos de las fincas tabacaleras, para llevar agua y mercadería a las familias aisladas, puesto que el camino principal está intransitable y colmatado de agua, barro y piedras.
Milagro VECINA "De repente subió el agua. Cada año es peor. No se puede circular.
Milagro, una joven madre de una de estas fincas de la zona, contó a El Tribuno que el agua llegó a medio metro en algunas partes del camino, que deriva más abajo entre la calle Yrigoyen y la avenida San Martín de La Merced.
"Tuvimos que salir a pedir ayuda por los campos de tabaco. El camino parecía un río embravecido. Necesitábamos agua para mi hijita, que sufre de encefalopatía. Era de noche. Fue muy complicado. Todos los años pasamos por la misma odisea. Pero esta temporada es peor".
El municipio acercó bidones de agua y mercadería a estas familias, pero indicó que el mantenimiento no le corresponde por tratarse de una ruta provincial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia