Hay mucha bronca. Las familias que fueron adjudicatarias de los planes Procrear para construir sus viviendas en el loteo Pereyra Rozas están llegando a un punto límite, del que es difícil pronosticar las consecuencias.
Se trata de las 575 familias salteñas que salieron sorteadas para acceder a un terreno en zona norte de la ciudad y que aún esperan que la Provincia termine las obras para que comiencen a construir sus viviendas.
Las familias le dieron al Gobierno provincial cerca de 50 millones de pesos en concepto de anticipos para las obras acordadas. La promesa de Urtubey fue que en marzo estarían listas, pero nada de eso sucedió.
Para tener una idea del sacrificio, se debe decir que los terrenos tienen un costo final de 190 mil pesos. Unas 100 familias pagaron 25 mil pesos y el resto pagó 75.000 pesos. Muchas de ellas vendieron automóviles y otros objetos para poder llegar a lo que se parece mucho a una estafa.
Hoy siguen reclamando, a casi 9 meses, y ayer a la tarde estuvieron en la Legislatura buscando un diálogo con los diputados provinciales para que apoyaran el proyecto presentado por el Partido Obrero para que sea la misma Provincia la que compense los desfases de dinero por el tiempo perdido.
Porque, cuando presentaron las carpetas de solicitudes ante Nación, el metro cuadrado de la construcción estaba tasado en 5.100 pesos. En la actualidad, se cotiza en 14 mil pesos y aumenta día a día.
"Nosotros calculamos que los materiales de construcción aumentaron un 60 por ciento desde diciembre de 2015 al día de hoy. Es por eso que no podemos sostener más lo que estaba pautado en un principio. Nosotros ya no queremos hablar más con los funcionarios de la Provincia porque nunca nos dieron solución alguna", dijo Celeste Bovarí, una de las beneficiarias de Nación perjudicada por Provincia.

Dudas

"El compromiso de la Provincia era tener listas las obras el 10 de septiembre", dijo el jefe de la Unidad de Desarrollo Habitacional y Programas Crediticios, Rubén Fortuny, el 5 de septiembre. Ese día, llegó al predio junto al secretario de Obras Públicas, Jorge Klix, para decirle a la prensa que ya había agua y luz. Sin embargo, los adjudicados aún no tienen el denominado "boleto de reserva ad referéndum", el documento de factibilidad por el cual Nación le habilita los fondos para comenzar a construir.
Las familias no saben si es por incompetencia, ineptitud, desidia o por algún negocio espurio que los funcionarios provinciales no resuelven el caso.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora