Convencidos de que los terrenos del pueblo tienen que ser para los que no tienen dónde vivir ni construir sus casas, más de 100 familias volvieron a ocupar predios a la vera de la ruta nacional 34, frente al barrio Islas Malvinas y de la avenida Gemes, en Pichanal.
"Es un monte desperdiciado en el que, además de una sucesión de hechos vandálicos, hay suciedad extrema y mosquitos transmisores de dengue. Si esto está hace más de 40 años abandonado, ¿por qué no hay una decisión política de beneficiar a quienes no tenemos ninguna opción ni oportunidad de acceder a un terreno?", le dicen a El Tribuno varios jefes de familias que, al mismo tiempo, piden reserva de sus nombres "porque sino, mañana estamos presos", dicen.
Estas personas se refieren a unas 4 hectáreas de la zona que, según trascendió, son privadas. No obstante, hasta ahora no se conoció públicamente documentación que avale la propiedad, tema que se espera a través de la Dirección General de Inmuebles.

Propiedad incierta

"Los terrenos no tienen dueño real, sino que son tres terratenientes que se pelean por ellos. Son la firma KyM de la familia Macarón, otro es Yonovich y un tercero de capitales chinos", explicaron los ocupantes.
Uno de los ocupantes cuenta que nació en el barrio Islas Malvinas, frente al predio: "Tengo más de 40 y todo sigue igual. El intendente (Julio Jalit) no hace nada, no tiene interés en la gente de su propio pueblo. Él es uno de los terratenientes y agricultores más grandes de la zona y tiene que sensibilizarse frente a la situación que pasamos tantas familias sin terreno ni casa propia, sin trabajo y con múltiples necesidades".
El panorama, como la semana pasada, se repite: una amplia mayoría de mujeres y niños, además de personas mayores, permanecen sentados en grupos a la espera de una buena noticia, mientras efectivos de la Policía también están apostados en el lugar atentos a una orden de desalojo.
"Anoche fuimos al Concejo Deliberante y presentamos un proyecto de expropiación de terrenos. Nos recibieron los 9 concejales con su presidente, Luis Juárez. Nos dicen que tenemos razón en nuestro pedido, pero quizás sea solamente demagogia. A nosotros nos parece que el Ejecutivo municipal pesa a la hora de aprobar proyectos y, en confianza, nos dicen que será muy difícil que el intendente apruebe esto", dicen los vecinos.
La enorme mayoría reside en el barrio de enfrente, decenas de ellos en condiciones de hacinamiento. "Vivimos amontonados con nuestros padres y abuelos. Hay familias que superan las 12 personas. No hay derecho a que sigamos en estas condiciones", concluyeron.
Al cierre de esta edición, la ocupación continuaba en forma pacífica.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora