Elementos tan simples como la tierra y el agua nos pueden brindar beneficios tanto para la salud como para la belleza. Las envolturas de barro tienen cualidades purificantes y remineralizantes, regulan la temperatura corporal y estimulan la circulación, entre otras virtudes. Los elementos contenidos en el fango retardan el proceso de envejecimiento de las células, facilitando su regeneración, revitalizándolas, fortaleciendo la tersura de la piel y ayudando a equilibrar su pH.
El Tribuno dialogó con la masoterapeuta y esteticista corporal Emilia Burgos, quien trabaja en un consultorio terapéutico en barrio Los Ceibos, quien explicó: "La fangoterapia tiene múltiples beneficios, pero en cuanto a la parte estética, para lo que se lo utiliza es para problemas de flacidez, de celulitis, para aclarar las manchas de la piel, tratar el acné, limpiar el cutis en general y también como antiinflamatorio en caso de piernas cansadas, por ejemplo", dijo. "El efecto que produce es extraer del interior del cuerpo toxinas e impurezas y por eso tiene un efecto desinflamante y, además, en lo estético -también es terapéutico en tanto que se lo utliza para aliviar dolores- se colocan activos al fango, como vitaminas Q10 que sirven específicamente para tratar problemas de piel. Ayudar a penetrar esos activos en la piel, hace de vehiculizante en realidad y, al mismo tiempo, elimina las toxinas del interior del organismo", agregó la especialista.
Es muy importante diferenciar entre fango y arcilla. Aunque se trata de dos tipos de barro, la arcilla se obtiene de la tierra, mientras el fango proviene del fondo del mar o de los manantiales. Son muy parecidos pero con ciertos matices ya que el fango posee una mayor cantidad de oligoelementos y por tanto sus propiedades y usos son mayores.
Emilia Burgos comentó que, en Salta, hay varios centros de estética que trabajan con esta terapia y que el fango viene preparado como si fuese una crema por lo que es más fácil el acceso a este producto en cualquier centro de estética.
El fango termal posee magnesio, cobre, zinc y silicio, grandes regeneradores celulares y encargados de reactivar la formación de elastina y colágeno. Por lo tanto, su uso es ideal para fortalecer y tensar el cutis, además de ser un estupendo regenerador celular.
Esta terapia también mejora y estimula la circulación sanguínea, tonifica y reafirma. Por estas propiedades es utilizada en ocasiones contra la celulitis. Dependiendo de la temperatura en que se aplique, podemos obtener distintos tratamientos. Por ejemplo, el fango utilizado a 45§ es un excelente tratamiento para lesiones óseas, artritis o reuma, mientras que utilizado a 35§ reactiva la circulación, relaja y tonifica los músculos.
Se pueden utilizar como una técnica refleja aplicando calor localizado en la raíz nerviosa origen del segmento corporal que queremos tratar.
Como todas las técnicas de termoterapia, los fangos y arcillas se usan como un medio para elevar la temperatura corporal y curar inflamaciones, particularmente en el cuello, los hombros y la espalda.
Los fangos de piedra volcánica se usan tal cual o mezclados con parafinas u otras substancias que les confieren la densidad adecuada para su manejo en el tratamiento de lesiones musculares, pero también en temas estéticos. Los tratamientos se realizan diariamente y en periodos de tiempo de entre 15 y 40 minutos.

fangoterapia.jpg

Atención a los riesgos El corazón
La aplicación de barro requiere cierta integridad de las funciones cardiovascular y renal, de lo contrario debe hacerse de forma parcial, con el fin de someter al cuerpo a un impacto más limitado o se pueden manifestar cambios en la frecuencia cardíaca y respiratoria.
Precauciones
La fangoterapia, entonces, está desaconsejada para hombres o mujeres enfermos del corazón o de la circulación arterial y en casos de insuficiencias respiratorias, enfisemas o tuberculosis pulmonar.
Es importante atender a estas recomendaciones antes de comenzar a realizar esta terapia.
Sobre la temperatura
Se desaconseja también en problemas circulatorios graves, debido al calor que desprende, aunque se puede aplicar en frío con moderación sobre varices. En ningún caso donde haya habido tromboflebitis o algún tipo de hemorragia, incluidas úlceras gástricas y duodenales e incluso durante la fase menstrual.
No embarazadas
Deben abstenerse también los epilépticos, las embarazadas y las personas afectadas de tumores malignos.
Atendiendo a estas recomendaciones, la fangoterapia está recomendado para todo tipo de pieles, ya que no posee agentes agresivos, aunque es excelente para las mixtas y las grasas.
fangoterapia1.jpg

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora