La Virgen del Valle, patrona de Catamarca y del turismo nacional, es la protagonista en esta provincia de multitudinarios y sentidos actos de fe. Dos veces al año, la imagen de la Virgen del Valle sale de su camarín a caminar junto a los peregrinos durante las festividades marianas, que se realizan en abril y diciembre.
Además, se pueden visitar los santuarios de la Virgen del Valle en la Catedral Basílica y el Camarín, la gruta donde fue encontrada hace 400 años la imagen de la Virgen, y la Ermita, el primer lugar donde empieza a venerarse a la Virgen Morena. A esto se agrega el flamante Museo de la Virgen del Valle, donde se pueden apreciar los mantos de la virgen, objetos vinculados a sus milagros e información sobre la diócesis de Catamarca y sus obispos.
En las proximidades de la ciudad, se pueden visitar capillas históricas, en un circuito llamado "Torres y Campanas", donde se observa la arquitectura colonial, con tipologías y características únicas, rodeadas de la tranquilidad del paisaje. Galerías techadas con tejas coloniales, escaleras exteriores que llevan hacia los campanarios de adobe, retablos moldeados, son algunas de las imágenes de estos lugares mágicos.
En este circuito podemos visitar y admirar la capilla de Nuestra Señora del Rosario, construida en 1715; el santuario del Señor de los Milagros, de 1793, en el que se conserva la Pila Bautismal donde Fray Mamerto Esquiú recibiera el sacramento.
También se encuentra la iglesia de San José en Piedra Blanca, que guarda el púlpito desde el cual Esquiú pronuncio su célebre sermón en la jura de la Constitución Nacional Argentina de 1853; la iglesia de San Isidro Labrador y la Iglesia de San Pablo, ubicada en Huillapima, que es conocida por ser una réplica de la iglesia de San Pedro de Roma.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora