El exfinancista Federico Elaskar rompió el silencio y aseguró que la financiera denominada La Rosadita era "una cueva ultramega VIP" por cuyos pasillos desfiló media Casa Rosada, al tiempo que definió a la expresidenta Cristina Kirchner como "la lavadora número uno".
"Van a ver desfilar a media Casa Rosada ahí adentro; secretarios, seguro, que se llevan guita para más tarde llevársela afuera", sostuvo el hombre acusado de la presunta comisión de los delitos de lavado de dinero, asociación ilícita y encubrimiento.
El exfinancista contó que "tal vez por morbo o por enojo" miraba las cámaras de seguridad que registraban todo lo que ocurría en la financiera SGI, a la que calificó como "una cueva ultramega VIP".
Asimismo, Elaskar se refirió al vínculo entre el expresidente Néstor Kirchner y el empresario Lázaro Báez: "Eran amigos, tenían línea directa. Báez es el delincuente más grande de la Argentina, tiene que estar preso, pero alguna protección debe tener todavía. El 29 de diciembre ya había un gobierno nuevo y no obstante le dieron la falta de mérito".
A la vez, acusó a la exmandataria Cristina Kirchner de ser "la lavadora número uno", ya que indicó que "en sus hoteles decía que tenía ocupado el 80 por ciento, pero facturaba por el diez por ciento, hacía ingresar su propia plata".
Finalmente, se refirió al rol de Fabián Rossi implicado en la causa por presunto lavado de dinero: "Es un pelotudo. Generaba empatía porque traía alguna que otra putita del teatro. Yo lo conocí a él por (el actor) Juan Carlos Calabró, que era cliente mío y lo trajo buscándole trabajo".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora