El dirigente radical Federico Storani aseguró ayer que el choque entre dos embarcaciones que el pasado jueves terminó con la vida de su expareja y que mantiene desaparecido a su hijo de 14 años, "no fue una fatalidad, no fue un accidente" y reclamó que Argentina no puede "seguir teniendo récord en muertes por accidentes de tránsito".
"Este país tiene que cambiar estas cosas, no podemos seguir teniendo récord en muertes por accidentes de tránsito, vidas que se tronchan. Porque éstas no son fatalidades, no son accidentes: la lancha que los atropelló venía zigzagueante con un motor de 135 caballos de fuerza", dijo el ex ministro del Interior.
Tras confesar que "me resulta muy angustiante la búsqueda", Storani contó que viene participando personalmente de las tareas, no solamente embarcándose en las lanchas que rastrillan el área de la colisión, sino en los vuelos de los helicópteros de Prefectura que también buscan al adolescente, a quien definió como "un muy buen compañero, amigo y estudiante. Él ama a su colegio, a sus compañeros, a sus amigos, a sus hermanas, a sus sobrinos. Y con una disposición enorme por cuidar el medio ambiente".
El dirigente aseguró además que toda la familia está involucrada "y personalmente yo no voy a abandonar" la búsqueda.
Y si bien afirmó que "no vamos a bajar los brazos" ante la posibilidad de encontrarlo con vida, y recordó que "Manuel era un eximio nadador", reconoció que el adolescente "seguramente ha sufrido las consecuencias del impacto".
"Su mamá Ángeles, conforme a la autopsia, no falleció por ahogo, sino por el impacto, y lamentablemente él estaba sentado al lado de ella al momento del accidente", dijo.
Además, Federico Storani aseguró que el conductor de la lancha que embistió a aquella en la que se trasladaban su hijo y su ex pareja, "muy probablemente estaba alcoholizado".
"Da la sensación que es la lucha entre quienes tratan de ser buenos ciudadanos, de prepararse, y quienes viven de manera desaprensiva, poniendo en riesgo la vida de los demás", concluyó.
La madre de Manuel, Ángeles Bruzzone, y una persona que iba en la otra embarcación, fallecieron el pasado jueves tras producirse la colisión en la intersección del canal Vinculación y el Río Luján, a la altura del partido bonaerense de Tigre.
El timonel de la lancha que embistió, Pablo Torres Lacal, fue imputado por "homicidio culposo agravado" por el fiscal de San Fernando a cargo de la causa, Facundo Osores Soler, quien dispuso una consigna policial en el Hospital Italiano, donde se encuentra internado en grave estado con un coágulo en la cabeza.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Alicia  Yañez
Alicia Yañez · Hace 7 meses

Ojalá no se muera este delincuente,sino que quede con secuelas graves,para que todos los días su vida sea un calvario,el mismo que viven los padres a quienes les arrebatan los hijos.


Se está leyendo ahora