Según la Federación Internacional del Método Feldenkrais, existen más de 6.000 personas, en 25 países del mundo que practican este procedimiento para obtener beneficios tales como mejorar el movimiento, la postura y la flexibilidad. También ayuda a resolver el origen funcional de las dolencias de la espalda, la columna, las articulaciones y los músculos. Muchos se inician en esta práctica en la búsqueda de aliviar padecimientos como la artrosis, la lumbalgia, la osteoporosis, las contracturas y dolores cervicales y lumbares.
Incluso los maestros de Feldenkrais afirman que se logra expandir la autoconciencia y la autoimagen, y que auxilia en la recuperación de problemas neurológicos.
"El método Feldenkrais es un proceso de aprendizaje para aumentar la habilidad de movimiento sin esfuerzo. Busca organizar los huesos, las articulaciones y los músculos con el sistema nervioso, tomando conciencia de los hábitos posturales y de movimiento, y encontrar una alternativa más fácil y placentera", definió Fernanda Zamar (43), una salteña que instruye en esta práctica en la provincia.
Ella tiene de base un título de profesora en Educación Física y luego se especializó en Tercera Edad y técnicas de relajación. En esa búsqueda se encontraba cuando leyó un libro sobre Feldenkrais. "Cuando les di mis alumnas una clase si estaban encorvadas se enderezaban y noté que luego estaban más altas", recordó. Pasado un tiempo viajó a Estados Unidos para rendir y obtener certificaciones en personal training y aeróbic. Fue en un centro dedicado a la rehabilitación de la columna vertebral de ese país donde conoció a un profesional que practicaba el método. En 1998 inició sus estudios y se recibió en 2002. Fernanda parte de la plataforma de que existen cuatro elementos que se relacionan siempre: los sentimientos, el pensamiento, la intención y el movimiento, y de que uno afecta al otro en cada persona de forma distinta. Por ello también se proponen dos formas de realizar el método: la integración funcional y la clase dirigida. En la primera práctica, la profesora trabaja sobre el alumno y la autoconciencia por el movimiento.
"En una clase individual la persona llega buscando mejorar un problema o porque perdió la habilidad para hacer algo. Entonces eso se activa y se mejora", detalló. Mientras que en las clases dirigidas se intenta aumentar la habilidad o la postura del cuerpo. Las sesiones necesarias para el cambio dependen de cada persona. "No es un método para cualquiera, querer cambiar hábitos implica un montón de sentimientos de por medio", advirtió. Este viernes, de 19 a 21, Zamar dará un curso sobre el método Feldenkrais en el Espacio Armónico Salud (avda. del Bicentenario de la Batalla de Salta 922). Los interesados pueden llamar al (387) 4223802.

El autor del método
El creador de este método fue Moshé Feldenkrais. Feldenkrais nació el 6 de mayo de 1904 en Slavuta (Ucrania). Se doctoró en Física y posteriormente ahondó en la investigación sobre anatomía, aprendizaje y proceso evolutivo.
Fue uno de los primeros cinturones negros europeos de judo de la historia y desarrolló un método de defensa personal para las fuerzas armadas de Israel.
En 1929 se lesionó una rodilla jugando al fútbol. Esta secuela lo llevó a investigar la forma en que funciona el cuerpo para recuperarse de lesiones y mejorar la organización funcional. A partir de la necesidad de recuperar la movilidad de su rodilla, Feldenkrais desarrolló el método que lleva su nombre, en el que incorporó conocimientos de la neurología, la psicología, la evolución, las artes marciales, el aprendizaje, el desarrollo de funciones y la sexualidad. Murió el 1 de julio de 1984.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora