Felipe Biella, presidente del Copaipa (Consejo Profesional de Agrimensores, Ingenieros y Profesiones Afines) aseguró que, en términos de infraestructura, Salta es una de las provincias mejor preparadas para resistir un sismo de consideración. El órgano que preside es el encargado de que en los planos se cumplan las exigencias sismoresistentes establecidas por ley, mientras que los municipios son los responsables de inspeccionar que se trasladen a las obras.
¿En cuanto a infraestructura, Salta está preparada soportar un sismo de consideración?
Desde el Copaipa estamos en condiciones de afirmar que Salta es una de las provincias más seguras del país en cuanto a infraestructura. Y eso es algo que no lo decimos solo nosotros, sino que lo destacan especialistas de prestigio internacional.

¿A qué se debe el nivel de seguridad que usted afirma que existe?

Entre otras cosas, a que desde hace casi tres décadas se verifica en la provincia el estricto cumplimiento de normas sismoresistentes en todos los proyectos de obra. La entidad encargada de realizar esta verificación es el Copaipa y esto está establecido en un conjunto de normas que están en vigencia. Esto no se da en otras provincias.
Para realizar esta tarea contamos con especialistas matriculados, de probada eficiencia. Nosotros le damos el visto bueno al proyecto y el órgano de control que verifica si efectivamente se cumple en obra lo aprobado en los planos son las municipalidades, a través de sus áreas específicas.
¿Desde cuando se aplican los controles y qué pasa con los edificios construidos con anterioridad?
Las primeras leyes sobre construcciones sismoresistentes rigen desde principios de los 80. Luego le sucedieron una serie de normas y sus respectivas reglamentaciones.
Salta se encuentra en una zona catalogada de riesgo sísmico 3, en una escala ascendente que llega a un nivel 4, como es el caso de San Juan. De allí la necesidad de tomar medias que ayuden a prevenir riesgos, a través de edificaciones seguras.
¿Que sucede con las edificaciones precarias?
Las edificaciones precarias, sobre todo en asentamientos, no solo corren riesgo sísmico, sino también eléctrico, de pérdidas de gas, etcétera. En muchos ranchitos, las paredes se levantaron apoyando bloque sobre bloque sin ningún sostén. Pero esta es una cuestión que hay que abordarla desde otro ámbito. También está el caso de los edificios antiguos, de adobe o levantados antes de que se tuvieran en cuenta los aspectos antisísmicos o eléctricos. En este sentido, existe una ley sobre edificios públicos que prevé la revisión de los mismos y readecuación de infraestructura, pero se encuentra a la espera de su reglamentación. Se trata de la ley 7.040 del año 2012, que establece la verificación de las condiciones mínimas de seguridad para edificios públicos.
Por ejemplo, una escuela cuyo edificio data de los años 70 probablemente tenga enchufes sin toma a tierra, falten revisar cuestiones antisísmicas, de red de agua, cloacas, entre otras.
¿La observancia de los aspectos sismoresistentes encarecen las obras?
En primer lugar vale la pena destacar que ningún municipio de la provincia puede aprobar un proyecto de obra si no cuenta previamente con el visto bueno del Copaipa. De esa manera velamos por el estricto cumplimiento de las normas sismoresistentes. Esto genera un encarecimiento de la construcción, ya que se deben observar una serie de cuestiones técnicas, esto algo que se percibe sobre todo en las propiedades verticales es por eso que en promedio los edificios en Salta suelen rondar entre los seis y ocho pisos.
¿Qué órgano es el responsable de verificar en obra que las normas se cumplan?
Quienes tienen la responsabilidad de verificar que lo aprobado en los planos se traduzca a las obras son las municipalidades. En este sentido, antes de las elecciones mantuve charlas con los candidatos a intendente de Salta Capital de las distintas fuerzas políticas, a quienes les trasmití la inquietud de incorporar en todas las reparticiones más ingenieros civiles y en construcción. Esto es vital
En todo lo que tiene que ver con obras es la Municipalidad la encargada de realizar las inspecciones. La ley 5.556/80 de verificación de normas sismoresistentes es acompañada por el decreto reglamentario, que establece el rol del Copaipa para la toma de decisiones sobre obras que no cumplen con la reglamentación y de la Municipalidad como policía de obra.
Algunos de los más importantes
Los sismos tienen una larga historia en la región. La antigua ciudad de Esteco fue destruida por un terremoto de 7,5º un 13 de septiembre de 1692. Resalta también el temblor de enero de 1826 con epicentro en Trancas, Tucumán, que destruyó también el viejo pueblo de Rosario de la Frontera. Le siguieron los sismos de 1844, 1863, 1871, 1874, 1899, 1908 y 1930. Este último devastó el viejo pueblo de La Poma en víspera de Navidad, dejando como saldo 36 muertos y decenas de heridos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Alejandro  Grandi Ravanelli
Alejandro Grandi Ravanelli · Hace 9 meses

Está muy claro que el COPAIPA asegura que "El Proyecto" cumple con las Normas; y que los Municipios "deben" inspeccionar que las construcciones e hagan de acuerdo al proyecto.- Hago la siguiente pregunta: -¿Estamos seguro de la Municipalidad de Salta hace las inspecciones?


Se está leyendo ahora