Que los pueblos originarios tengan la seguridad jurídica de que los territorios que ocupan les pertenecen y que no serán despojados de sus derechos; que los organismos nacionales y provinciales estén integrados por al menos algunos aborígenes y criollos que conozcan la realidad de los pueblos originarios; que estos organismos a los que se destinan millones de pesos del presupuesto estatal cumplan con los fines para los que fueron creados; que los originarios tengan acceso a los servicios básicos como agua corriente y a la salud en los hospitales públicos.
Planteos tan sencillos, como el hombre o la mujer originarios, pero que en la práctica y a pesar de la retórica nunca se cumplieron. Son algunos de los pedidos que serán materia de debates en los encuentros que en el norte realizan dirigentes de diferentes comunidades de la provincia y que encabeza Félix Díaz, el cacique formoseño de la comunidad Qom (Toba) "La Primavera".

Díaz protagonizó un acampe durante varios meses en Buenos Aires reclamando por mejores condiciones para los pueblos originarios de la Argentina, pero que nunca fue escuchado por el gobierno saliente, aunque sí por el presidente Mauricio Macri, que lo invitó a la apertura del Congreso, la semana pasada. Hoy, su lucha para que la Constitución Nacional y las leyes nacionales y provinciales que dicen defender los derechos de estos pueblos se cumplan de una vez, continúa.
Mesa de diálogo nacional
Félix tiene la esperanza de que con algunas propuestas que le llevará al presidente Mauricio Macri esa situación pueda cambiar. Por eso impulsa la conformación de una mesa de diálogo a nivel nacional que tendrá como razón de ser impulsar temas tan viejos como las leyes referidas al derecho de los pueblos preexistentes, principalmente el gran problema de los territorios que los originarios ocupan a los largo y a lo ancho del territorio nacional.
Y es que cuanto más valor tiene la tierra mayores son los intereses -y los interesados- en poseerlas. "La única manera de defendernos es a través de la alianza de todos los pueblos indígenas", expresó el dirigente en la primera reunión que el domingo se armó en forma espontánea y que precedió a los encuentros previstos para ayer y para hoy.
El miércoles Félix tendrá similares encuentros pero en la vecina provincia de Jujuy con representantes de las comunidades kollas y Ava Guaraní.

"Falta una ley que garantice las tierras comunitarias . En el artículo 75 inciso 17 de la Constitución Nacional se reconocen las tierras que tradicionalmente ocupan los originarios pero pasamos a ser una especie de okupas de una tierra cuyo dueño es el Estado. Por eso debemos reformar la ley 23.302, que su artículo 13 no hace más que reducir nuestro derecho como pueblo indígena", expresó ante dirigentes de los departamento San Martín y Santa Victoria.
De esa primera reunión participó también el diputado provincial por el departamento Rivadavia, Ramón Villa, quien relató una anécdota que grafica con claridad la situación de los organismos nacionales y provinciales creados para proteger el derecho de los pueblos originarios.
"Cuando el gobernador creó el Ministerio de Asuntos Indígenas, personalmente le pedí que antes de llenar de cargos ese nuevo ministerio designara algún originario ¿Pero cuántos indígenas trabajan en el ministerio? Hay gente que ocupa cargos que no tiene ni idea de la realidad que viven las comunidades", enfatizó.

Dirigir con honestidad
Félix Díaz hizo referencia a la situación de Milagro Sala, la polémica dirigente política de Jujuy que se encuentra detenida. "Es el claro ejemplo de que cuando un líder se corrompe, las consecuencias son estas. Digo que nos debe servir como ejemplo para que sepamos que tenemos que conducirnos con honestidad; conducir nuestras comunidades, pero no negociando nuestra dignidad con un gobierno o con un partido político. Pero más allá de esto el caso de Milagro Sala tenemos que dejarlo en manos de la Justicia", opinó.
El encuentro de ayer se realizaba en Campamento Vespucio con dirigentes indígenas de todo el norte provincial. Antes, Díaz fue recibido por el intendente de Tartagal Sergio Leavy. "Me pareció un hombre muy capaz, de una gran preparación intelectual y totalmente informado de los procesos de lucha que se vivieron en diferentes partes del mundo. Como todo aborigen es un hombre tranquilo, que deja hablar y sabe escuchar. En mi opinión las comunidades tienen la posibilidad de tener un líder nacional que los represente y defienda sus intereses como solo un originario lo puede hacer", opinó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


fidencio paredes
fidencio paredes · Hace 8 meses

Rubén Barraza, muchas veces hablar por boca de ganso, denota ignorancia, pero otras veces cuando se opina sin un absoluto conocimiento del tema y con la saña y palaabras totalmente groseras...SOLO DEMUESTRA ESTUPIDEZ Y PEQUEÑEZ, ANTE LA SENCILLEZ Y HUMILDAD DE UN VERDADERO DIRIGENTE Y AGRANDA SU FIGURA DE SABIO Y HONESTO COMO ES FELIX DIAZ.

Ruben Barraza
Ruben Barraza · Hace 8 meses

¡Otro viejo sinvergüenza que se quiere hacer su América a costilla de los necesitados. Consejo a los pueblos originarios ¡¡¡mètanlen una patada en el culo por garca y sinvergüenza!!! a escobazos hechènlon.


Se está leyendo ahora